"Con esto lo digo todo... 3 años de felicidad inmensa! No existe nada más", ha afirmado.


Hace tres años que la vida de Kiko Hernández daba un giro de 180 grados con la llegaba al mundo de sus hijas, Abril y Jimena. Las mellizas han convertido al irreverente colaborador de ‘Sálvame’ en un auténtico padrazo que ha visto cómo sus prioridades han cambiado por completo. Este domingo, ha aprovechado para hacer partícipes a sus seguidores de una fecha importante y lo ha hecho con las siguientes palabras: «Con esto lo digo todo… 3 años de felicidad inmensa! No existe nada más». 

Acompañaba la publicación de una imagen en la que mostraba una deliciosa tarta de cumpleaños, en forma de tres, repleta de coloridas lentejas de chocolate. Las reacciones no se han hecho esperar, entre ellas, las de sus compañeros de programa. «Pequerrechas! 3 años ya! Os queremos», afirmaba Carlota Corredera. Belén Esteban, Rafa Mora, Omar Suárez, Nuria Marín… también aprovechaban para felicitarlas.

Siempre discreto en lo que concierne a su vida privada, Kiko Hernández ha llevado su paternidad alejado de los focos de la prensa y quiere velar por la intimidad de las niñas. Su nacimiento supuso un sueño hecho realidad después de cuatro años de difíciles trámites en los que no descartó la adopción. Finalmente, sus hijas vieron la luz a principios de 2017 por gestación subrogada en San Diego, California. 

Sin embargo, el nacimiento tampoco fue fácil ya que llegaron al mundo de forma prematura. Además, se temió por la vida de Jimena quien nació con parada cardiorespiratoria. Una vez recuperadas por completo, Kiko viajó a Madrid con las pequeñas que eran bautizadas en la madrileña iglesia de San Antón por el Padre Ángel.