José María Manzanares deberá ser intervenido con carácter de urgencia el próximo sábado, lo que ha trastocado todos sus planes profesionales y personales. Así lo ha dado a conocer el propio diestro a través de un comunicado de prensa publicado en su página web oficial, en el que informa a sus seguidores que sus constantes problemas de espalda requieren de una intervención quirúrgica urgente, la cual tendrá lugar el próximo sábado 19 de septiembre en el Hospital San Juan de Dios de León.

No será la primera operación de espalda a la que se someterá José María Manzanares, aunque sí espera que sea la definitiva. El torero ha visto cómo en los últimos meses sus dolencias de espalda se han visto agravadas. Sufrió una lesión de espalda en el ejercicio de su trabajo, lo cual ha tratado de mitigar con varias intervenciones, duros y largos procesos de rehabilitación y con la ayuda profesional de fisioterapeutas y osteópatas. No obstante, todo esfuerzo para mitigar los dolores han sido en vano, debido a que deberá confiar de nuevo en las manos de un cirujano para poner remedio a sus fuertes dolores de espalda, como así ha confesado él mismo a través de un comunicado de prensa.

José María Manzanares
Foto: Gtres

Una nota en la que, además, informa de que deberá aparcar durante el tiempo que dure la recuperación todos sus compromisos profesionales, los cuales ya se habían visto frenados a consecuencia del coronavirus, lo que supone un varapalo más en su economía personal, como le sucede a otros muchos artistas. No obstante, José María Manzanares tampoco se veía preparado para afrontar una nueva temporada en los ruedos y enfrentarse al toro con total seguridad de triunfo, dado que sus dolores presentes en los últimos meses también le han impedido entrenar y prepararse físicamente para el adecuado rendimiento con el capote y la espada.

Tal y como ha informado el diestro a sus seguidores, a finales del pasado mes de julio se sometió a un tratamiento de rizólisis, “una técnica que consiste en aplicar calor por radiofrecuencia en las raíces nerviosas afectadas, con el objetivo de anular el dolor de la hernia” que sufre, tal y como detalla en el citado comunicado de prensa. Pese a las esperanzas puestas en este tratamiento, José María Manzanares no alcanzó los resultados esperados y tuvo que pasar por quirófano una semana más tarde. Esta vez sí vio un avance al mitigarse los dolores, lo que le permitió torear en Mérida a finales de agosto, llevándose dos orejas con su segundo toro, mientras que el primero fue indultado.

Manzanares-2
Foto: Gtres

Ahora, en la operación a la que se enfrentará el próximo sábado 19 de septiembre, se le realizará una pequeña incisión para fijar un dispositivo de titanio y dos tornillos en el espacio L4-L5, como así ha detallado el propio José María Manzanares en su escrito. Una operación que le tendrá alejado del albero durante una temporada aún por determinar y que se suma a las numerosas intervenciones y problemas que la espalda le ha dado desde hace ya varios años, al tratarse de “problemas complicados”, que le han hecho ser operado hasta ahora tres veces en las lumbares y otra en las cervicales.

Esperemos que gracias a esta nueva intervención quirúrgica y con el apoyo de su mujer, Rocío Escalona, y sus tres hijos, José María, Julieta y Gabriela, logre recuperar la salud y la normalidad en su vida.