El 25 de julio, el presentador afronta su medio siglo de vida tras vivir un año cargado de duras experiencias: un ictus, una operación, un confinamiento de 99 días y una depresión a la que sigue haciendo frente con la ayuda de un psiquiatra.


El 25 de julio, Jorge Javier Vázquez cumple 50 años. El presentador estrella de Mediaset celebra una cifra redonda después de un año que no ha sido demasiado fácil. Le ha tocado enfrentarse a varios problemas de salud y a una depresión de la que aún se está tratando. A pesar de las adversidades siempre ha mostrado una cara amable y ha evitado a toda costa hacer drama de lo que le ha tocado vivir.

Su primer gran revés de salud se produjo en marzo de 2019. Entonces, el de Badalona fue operado de urgencia en Madrid tras sufrir un ictus. Sufrió un derrame cerebral estando de vacaciones en Marrakech. Durante su viaje a la ciudad marroquí -adonde había ido con una amiga- se desvaneció. «El sábado me desmayo y quedo inconsciente como tres minutos, sin embargo, al despertarme no noto absolutamente nada y continúo sin problemas mi vida en Marrakech, contaba poco después. Tres días después regresó a Madrid sin darle mayor importancia a su desmayo.

Cuando se incorporó al trabajo en ‘Sálvame diario’ empezó a tener síntomas que empezaron a preocuparlo. «Hice el ‘GH Dúo’ con un dolor de cabeza tremendo. Es más, justo antes de empezar estuve a punto de irme a urgencias. Cuando hablaba en voz alta me retumbaba todo el cerebro», revelaba en una entrevista con Bertín Osborne en ‘Mi casa es la tuya’. Una semana después de sufrir el síncope no aguantó más los dolores de cabeza. Asustado (su padre falleció de «un tumor en la cabeza») acudió a un hospital. «Al llegar, me hicieron un escáner y vieron como una manchita en el cerebro… Me dijeron: ‘Tienes que quedarte y el lunes te hacemos una resonancia’. Me pusieron analgésicos, de modo que se me quitó el dolor de cabeza, y apareció mi ex, después de año y medio sin verlo».

Operado de urgencia tras serle detectado aneurisma

Al darle los resultados de la resonancia los médicos le comunican que vieron «una manchita». El resto de la historia es bien conocido por el público. Le informan de que tenía «un aneurisma» y fue operado con carácter urgente. La operación fue un éxito y cuatro días después recibía el alta. Comenzaba así una etapa que se ha hecho especialmente densa a Jorge Javier. En los días posteriores a su paso por quirófano quiso minimizar lo que le había sucedido. «No tuve la sensación de que había llegado mi momento», admitía.

Después de más de 20 años trabajando en televisión y llevando un ritmo de trabajo frenético, su cuerpo había dicho ‘basta’. Por recomendación de sus médicos pasó varias semanas alejado de las cámaras de televisión. También se vio obligado a cancelar la gira de su obra teatral, ‘Grandes éxitos’. En el periodo que permaneció en su casa de la capital tuvo tiempo de descansar y de reflexionar sobre su propia vida.