«No va a haber ningún conflicto económico en lo que respecta a nuestro divorcio porque eso ya estaba pactado desde hace muchísimo tiempo», ha afirmado.


Hace pocos días que Fabiola Martínez y Bertín Osborne confirmaban públicamente su separación. Tras una intensa semana en la que han estado en el foco de la noticia, la venezolana ha querido sincerarse sobre algunos detalles importantes de la ruptura. Lo primero que ha hecho es tirar por tierra diversas especulaciones, además de entrar en algunos datos referentes al tema económico y cómo afronta ahora esta nueva etapa de su vida.

Instagram

«Me había propuesto no entrar en más de lo que se ha dicho sobre la separación, pero estoy leyendo cosas que primero no son justas y segundo, hacen mucho daño. Por este motivo ha decidido aclarar ciertos detalles», comenzaba diciendo a través de un extenso vídeo que ha compartido en su perfil de Instagram. El objetivo de la publicación ha sido claro, que aquellos que especulan con el tema no engañen con este asunto.

Ha comenzado subrayando algunos datos que conciernen a lo económico. «Muchos penséis qué necesidad tengo de contar estas cosas, no la tengo, pero me apetece porque creo que puedo aclarar muchas cosas y que no se siga especulando en esta línea», ha indicado. Ha recordado que cuando decidieron casarse firmaron de mutuo acuerdo la «separación de bienes absoluta. Esto significa que ninguno de los dos tiene ninguna obligación con el otro. Lo que Bertín tenga o deje de tener es suyo y solamente suyo». Y aclaraba de forma tajante: «No va a haber ningún conflicto económico en lo que respecta a nuestro divorcio porque eso ya estaba pactado desde hace muchísimo tiempo, justo antes de casarnos».

Gtres

Indicaba que a partir de ahora ella seguirá trabajando y ganándose la vida: «Como lo he hecho desde que tengo 16 años». Añadía que otro asunto bien distinto era la situación de los niños: «Ambos por ley tenemos la obligación de asumir las responsabilidades de su manutención. Esas son las únicas cosas en lo que respecta a lo económico de lo que Bertín y yo tenemos que hablar». Ha querido explicar que la casa que compartían en la capital no es suya, la tienen en alquiler y que lleva tiempo en venta. «Nosotros por las circunstancias que ya sabéis, por no tenerla adaptada para Kike, decidimos no comprarla».

Inicia una nueva etapa en solitario que afronta con gran entereza: «Probablemente vengan tiempos complicados, una separación nunca es fácil. Son muchas las cosas que hay que colocar a nivel emocional». También ha querido incidir en que no desea entrar en el «morbo de alimentar entrevistas. Se ha especulado que vamos a dar exclusivas por mi parte no tengo intención ninguna».

Redes Sociales

Fabiola sabe bien que la ruptura ha sido motivo de desilusión para muchos que veían en el matrimonio la escenificación del amor perfecto: «El amor existe, pero no es perfecto. Los dos nos merecemos estar bien y ser felices, eso es lo que estamos intentado sin hacer daño a nadie». Ha explicado que habían tomado la decisión con respeto, madurez, responsabilidad e intentando hacerlo lo mejor posible.

Inicia una nueva etapa y ya ha comenzado a hacer algunos cambios, los primeros tienen que ver con su nombre en las redes sociales. «Adopté el apellido de casada porque en mi país, Venezuela, es costumbre y yo soy una persona de costumbres y de tradiciones por eso llevaba el apellido de mi marido el tiempo que me he sentido su esposa».

«No ha podido ser»

«Hay que seguir, la vida sigue, evoluciona, aprendemos y en ese momento es donde yo me siento ahora». Reconoce que está bien y se siente tranquila y serena. Atraviesa este momento con la «ilusión de empezar cosas nuevas y con tristeza de no haber conseguido mantener ese matrimonio como en un principio esperábamos. No ha podido ser, no hay más».

Fabiola Martínez
Redes sociales

Concluía con las siguientes palabras: «Al final no se trata de buenos y malos: simplemente vamos por caminos diferentes. Aunque en muchos momentos nos encontremos porque seguimos siendo familia. Nos unen unos niños maravillosos que son parte y prueba de ese amor que hemos sentido como pareja todos estos años».

El pasado 17 de enero, la pareja emitía un comunicado a través del programa ‘Viva la vida’ donde confirmaba su separación que se producía después de 14 años de su sonado «sí, quiero».  «Fabiola y yo nos hemos separado hace poco tiempo. No hay un motivo concreto, sino problemas de convivencia. No hay, ni ha habido terceras personas que nos hayan motivado a tomar esta decisión y sí la dificultad de convivir con nuestras distintas personalidades. Yo confieso que soy complicado en el día a día y asumo toda la responsabilidad en los motivos que han dado lugar a esta decisión», rezaba la nota.