Las hijas de Julio y Miranda Rijnsburger, que ha perdido a su madre este martes, han compartido unas bonitas imágenes en su recuerdo.


Victoria y Cristina Iglesias, las gemelas de Julio Iglesias, han compartido su tristeza tras la muerte de su abuela. La madre de Miranda Rijnsburger, ha fallecido este martes como consecuencia de una larga enfermedad.

Esta tarde conocíamos la triste noticia. La progenitora de la exmodelo perdía la vida después de batallar durante meses contra una dolencia que apenas nadie conocía. Porque pocos datos se conocían sobre el mal que afectaba a la suegra de Julio Iglesias, tan discreta como su hija.

En este día tan triste para el clan Iglesias Rijnsburger, dos de sus nietas han querido rendir un pequeño homenaje a su abuela, a quien cariñosamente llamaban «Oma», un término neerlandés que en español significa «abuela».

La madre de Miranda conoció a su marido con apenas 16 años y se casó cuatro años después. El matrimonio tuvo dos hijas y durante años vivieron en una casa flotante de Leimuiden, una pequeña localidad al sur de Ámsterdam.

El mensaje de despedida de Cristina

«Anoche el cielo ganó un ángel». Una fotografía de su abuela durante unos días de descanso en la playa y seis palabras han bastado para que Cristina Iglesias, una de las gemelas de Julio y Miranda, compartiera su dolor en su cuenta de Instagram. La madre de Miranda estaba unida a sus nietos, en especial las gemelas. Ambas le han dado un último adiós en sus respectivos perfiles sociales.

El último adiós de Victoria a su abuela

Victoria, por su parte, también compartía un emotivo mensaje. «Sé que nos cuidarás a todos. Te amaré para siempre, Oma«. Las instantáneas que han publicado las gemelas de Julio dan fe del profundo amor que ambas sentían por su abuela, con la que vivían bajo el mismo techo. Tiempo atrás, ésta se había trasladado a la residencia del cantante y su familia en Indian Creek, al Norte de Miami.

Así fue su debut en sociedad de las gemelas

Las hijas de Julio y Miranda entraron por la puerta grande del universo de las ‘celebrities’ en 2019, cuando celebraron su mayoría de edad en una exclusiva puesta de largo celebrada en el hotel Shangri-La, en París. A la fiesta asistieron los miembros más jóvenes de la alta sociedad. Entre ellos, María Carolina de Borbón- Dos Sicilias, Stella Belmondo o Jane Li.

En la fiesta, las hermanas deslumbraron con dos espectaculares diseños de alta costura de Elie Saab. Ambas bailaron el vals con Iván y Nicolás de Poligny, dos jóvenes aristócratas argentinos, miembros de una de las familias más distinguidas de origen francés en dicho país. Su madre, Miranda, no se perdió la gala, aunque prefirió ceder el protagonismo a sus hijas.

Un día triste para Miranda Rijnsburger

Wim Rijnsburger, padre de Miranda, falleció como consecuencia de un tumor cerebral. Miranda tenía entonces 24 años. Tan dura pérdida se produjo en 1990. Curiosamente, ese mismo año comenzó su idilio con Julio, al que conoció en el aeropuerto de Yakarta, la capital de Indonesia. El intérprete la invitó a asistir al concierto que daba esa noche y después de su recital la animó acompañarlo en su jet privado durante el resto de su gira por Asia. Así se fraguó una historia de amor que ya dura tres décadas y que se formalizó el el 24 de agosto de 2010. Ese día se dieron el ‘sí, quiero’ en religiosa en la parroquia de la Virgen del Carmen de Marbella, a menos de nueve kilómetros de la finca que poseen en Ojén, y en la que celebraron su enlace en la intimidad.

Miranda ha dado estabilidad a la vida de Julio, con el que ha formado una familia numerosa. Tienen cinco hijos: Miguel Alejandro, Rodrigo, Cristina, Victoria y Guillermo. Mientras las gemelas se han hecho un hueco como ‘instagrammers’, Miguel trabaja en una inmobiliaria de Miami, One Sotheby’s Realty. Por su parte, Rodrigo y Guillermo parecen haber heredado el talento musical de su padre. Uno toca con destreza la guitarra y el otro, la batería.

Julio es padre de otros cuatro hijos. Chábeli, Julio José y Enrique nacieron fruto de su matrimonio con Isabel Preysler. El valenciano Javier Sánchez-Santos fue reconocido como su hijo legítimo en julio de 2019 por el Juzgado de Primera Instancia número 13 de Valencia. Una noticia que anunció SEMANA en exclusiva tras conocer que la justicia reconocía el parentesco entre el cantante y Javier.