Aída Nízar no se cierra a volver a la televisión en España, pero cree que ahora pagan menos de lo que ha fijado su caché y no está dispuesta a bajarlo por nada. De hecho, le han propuesto entrar en ‘La Casa Fuerte’ este jueves


Desde hace unos meses, Aída Nízar ha dejado de ser protagonista de espacios en televisión en España, siendo más común viéndola en realities orquestado en otros rincones de la geografía internacional, como así sucedió el año pasado en la edición italiana de ‘Gran Hermano Vip’. La que fuese el gran huracán de Telecinco desde que saliese de la casa de Guadalix de la Sierra, Aída Nízar ha sabido ir escalando puestos en los platós hasta que se le cerraron las puertas por tanta polémica. Ahora, asegura decir que es ella la que no desea regresar a la esfera pública, al menos no hasta que su caché se eleve hasta lo que considera oportuno, algo que cree que no pasará en un futuro próximo, al ver cómo ahora ella cobra más de lo que están dispuestos a pagar por ella.

“En España lo que pasa es que los mediocres que hay son muy baratos. Han hecho el ‘Supervivientes’ más barato de la historia. Han ido por cachés que yo ni me muevo de la silla”, asegura Aída Nízar, que considera que está por encima de las últimas incorporaciones a la cadena. Bien podría participar Aída Nízar en ‘La casa fuerte’ el próximo jueves, pero ya despeja esta incógnita, asegurando que, a pesar de que se lo han ofrecido, no tiene intención de volver a un reality de la casa hasta que no se le reconozca su elevado caché: “Ya me lo han ofrecido y ni mi madre ni yo aceptamos el caché que nos ofrecen. Qué mejor compañera que mi madre”, asegura la ex gran hermana, que aún no ha encontrado la estabilidad que esperaba para su meteórica carrera en televisión, truncada a base de polémicas.

Además de su deseo de ser mejor pagada y desmentir sus planes de entrar en ‘La casa fuerte’, Aída Nízar también ha hecho frente a su última gran polémica. Esa en la que se asegura que la estrella de televisión fue arrestada por la policía cuando supuestamente amenazaba a su pareja con un cuchillo. Ella lo negó, aunque las autoridades decían lo contrario. Ahora, responde a la pregunta tras tomarse unas cañas con su chico en una terraza: “Pues fíjate lo feliz que estamos. Ya sabes eso de, calumnia que algo queda. Contra la mentira no se pueden tomar medidas legales”, mantiene Aída Nízar, que siempre podría optar por demandar a aquellos que habrían faltado a la verdad, si ese fuese el caso.