El cantante acaba de lanzar una canción con Pastora Soler y otra con la estadounidense Kelly Clarkson, grabadas antes del estado de alarma.


Después de tantos días de confinamiento, intentamos mantenernos ocupados y optimistas, pero eso no siempre es fácil. Blas Cantó (28) lo sabe bien. Ha pasado de tener todo preparado para participar en Eurovisión a ver cómo ese sueño se desvanecía. Y nos dice que a ratos no lo lleva nada bien. Pero también ha tenido alegrías. Ha sacado una canción con Pastora Soler y otra con la estadounidense Kelly Clarkson, grabadas antes del estado de alarma.

«He tenido días malos, con ataques de ansiedad»

 

Llevas casi 800.000 visualizaciones en Youtube de Mi luz, el tema con Pastora Soler, ¿te lo esperabas?

Me alegro que esta canción traiga un poco de luz en este momento tan duro. Está despertando la humanidad en las personas, algo que se echaba mucho de menos.

¿Cómo encajas este parón forzoso? Tú, que decías que necesitabas un descanso…

A veces bien y otras no tanto… He tenido días malos, con ataques de ansiedad. Vamos, una semana catastrófica. Llevo muy mal el estar encerrado. No era el descanso que tenía en mente para nada.

Estás en Murcia, con tu madre. Eso es un alivio ¿no?

Gracias a Dios estoy cerca de mi familia. Hace años que no pasaba tanto tiempo aquí. He encontrado cosas que ni recordaba que tenía: libros, juegos, fotos… Es alucinante.

«Necesito recuperar mi rutina»

 

¿Sigues una rutina?

Al principio lo intentaba, pero ya no tanto. ¡Ahora duermo lo que no he hecho en años! Por eso trasnocho más de lo que debería. Todos tenemos el horario desajustado.

¿Y qué haces?

La primera semana puse la casa patas arriba. ¡Hasta quité el gotelé de una pared entera! Hice limpieza de armarios, vi todas las series del mundo, leí… Ahora se me están agotando las ideas. A veces se hace duro, no te voy a mentir. Siento que necesito recuperar mi rutina.

¿Esta situación servirá para conocernos mejor?

Ojalá. Y para priorizar. A veces hay gente que quiere lo mejor para ti, que triunfes, que no pares… No ven que necesitas tu espacio, tu tiempo, a tu familia. Y sobre todo salud. Sin eso no existe nada más.

Ha escrito un libro, ‘Historia de una estrella sin nombre’

Te pones serio.

En los últimos meses he sentido mucha presión por cumplir con todos los compromisos. No me malinterpretes, estoy muy agradecido por lo que tengo, pero a veces me quedaba sin voz por la angustia que me suponía, y aún así salía adelante. Pedía a gritos un respiro, y el Universo me lo ha concedido. Demasiado respiro, diría yo.

¿Fue duro no poder ir a Eurovisión?

Al principio fue un shock, pero en seguida entendí la magnitud del asunto. Creo que fue una decisión acertada. Esperaremos un año.

¿Qué es lo primero que harás cuando acabe esto?

Iré a Madrid, haré una mudanza que se quedó a medias y me pondré a grabar todas las canciones que he compuesto en esta cuarentena. ¡Son un montón! Estoy muy feliz por lo que viene, porque además dentro de unos meses saldrá un libro que he escrito, ‘Historia de una estrella sin nombre’ (Ediciones MR) ¡y quiero que todo el mundo pueda leerlo pronto!

¿A qué vicio, o pecadillo, no puedes resistirte estos días?

No tengo demasiados, pero siempre me doy algún capricho, sobre todo gastronómico. Me encanta comer.

Su disgusto tras el Festival de Eurovisión

El pasado mes de abril, el cantante se enfrentaba a una situación complicada con los usuarios de las redes sociales. Después de lograr el triunfo virtual de Eurovisión 2020, – ya que el certamen no se celebró a consecuencia del coronavirus- le llovieron las críticas por no participar en un programa especial llamado PrePartyEs de Eurovisión.

Blas Cantó se había comprometido a formar parte de este show, pero en el último momento decidió no estar, alegando problemas de ansiedad y estrés. Su decisión enfadó muchísimo a los eurofans, que lo atacaron con dureza en las redes. Las agresiones verbales fueron tan duras y numerosas que solo lograron agravar el cuadro de ansiedad y estrés que sufría el artista, quien finalmente decidió cerrar su cuenta oficial de Twitter.

«Tildar de excusa un problema que sufren millones de personas en el mundo es de ser muy ruin. Podría haberlo dicho desde el primer momento, pero elegí no hacer en ese momento. Gracias a Dios, no representáis al fandom eurofan, por el que me siento súper querido”, escribía a sus seguidores antes de tomar la decisión de cerrar su cuenta personal de Twitter. Por suerte para sus fans, su cuenta de Instagram permanece abierta y en ella sigue anunciando cada nuevo paso de su exitosa carrera musical.