La actriz ha rescatado una simbólica imagen en el día en el que se cumplen cuatro meses del fallecimiento del joven: «Sé que algún día nos volveremos abrazar».


Han pasado cuatro meses desde que Ana Obregón dijera adiós a su único hijo, Álex Lequio. La actriz y presentadora ha recordado este triste aniversario compartiendo una bonita imagen de un momento clave en su vida, su graduación en Estados Unidos, que ha acompañado de un sincero mensaje: «Hace seis años que hicimos esta foto. Te acabas de graduar de dos carreras en una de las Universidades más prestigiosas del mundo«.

Recuerda cómo se sintió en aquel instante: «Tu felicidad y mi orgullo de ese momento jamás lo olvidaré». Y con las siguientes palabras califica cómo se encuentra ahora: «Cuatro meses después convertida en un pozo infinito de tristeza sé que algún día nos volveremos abrazar y a sonreír». Añade: «Volveremos a vivir. Aquí o allí. Siempre juntos». Y concluye de la siguiente forma: «Porque el cordón umbilical que une a una madre y a un hijo no lo puede separar nada. Ni la muerte».

Con esta bonita y emotiva foto, la actriz ha querido recordar así en el día en el que se cumplen cuatro meses desde que tuvo que decirle adiós a su pequeño del alma. Fue el pasado 13 de mayo cuando el joven empresario fallecía en un hospital de Barcelona después de dos años de lucha contra el cáncer. Una triste noticia que supuso una auténtica conmoción dentro de la sociedad española. Ese fatídico día marcó un antes y un después en la vida de sus padres. «Se apagó mi vida», sentenciaba Ana Obregón tan solo un día después de su muerte.

A medida que avanza el tiempo, la ausencia de su hija es más notoria y el dolor se hace más fuerte. No hay nada ni nadie que pueda consolar a la actriz ante este fuerte golpe por el que atraviesa. Ana Obregón ha encontrado refugio en su familia, que no la han dejado sola en tan duros momentos.

Echa de menos que le llamen mamá

Esta publicación llega tan solo unos días después de que la actriz rescatara un vídeo sobre los primeros años de su hijo y en el que agradece las infinitas muestras de cariño que ha recibido en los últimos meses. Unas imágenes en las que es imposible no emocionarse y en las que podemos escuchar a un pequeño Álex decirle a la actriz «mamá preciosa».

Por entonces, la presentadora y también bióloga hacía público ese recuerdo porque «forman parte de lo que queda de mi corazón». Su texto concluye con un emocionado ‘post data’: «PDT : os tengo que confesar que echo mucho de menos que me llame “mamá”, aunque a veces, solo a veces, escucho su voz llamándome “mamá” desde algún lado de la eternidad. #gracias #alessforever 💔».