El cuerpo de Álvaro Bultó fue incinerado en Suiza y posteriormente sus cenizas han sido repatriadas a España donde descansará ya para siempre.

Tan sólo sus más íntimos han acudido al funeral. Sobrinos, hermanos…todos cabizbajos y luciendo gafas oscuras, con evidentes muestras de dolor por haber perdido a Álvaro de manera tan inesperada. La tenista Arancha Sánchez-Vicario, gran amiga de la familia, se acercó al tanatorio a dar sus condolencias a la familia y asistió a la misa funeral. Aracha iba con semblante triste y acompañada de su marido, José Santacana.

La familia ha agradecido en un comunicado: «el cariño, el afecto y el respeto demostrado por los medios de comunicación» así como también agradecieron al consulado español en Berna por todas las labores en la rápida repatriación de los restos de Álvaro.

familiares

bultó-2bulto-3bulto4