La excolaboradora de ‘Viva la vida’ descubrió la gran mentira de su marido cuando fue al Registro Civil para inscribir a su hija Carlota.


Cuando parecía que la calma llegaba a la vida de Kiko Rivera después de la tormentosa guerra familiar con su madre, Isabel Pantoja, se le ha abierto un nuevo frente al DJ en forma de polémica. En concreto, el hijo de la tonadillera habría engañado a Irene Rosales el 7 de octubre de 2016, el día en el que la pareja se dio el «sí, quiero» en una boda de cuento de hadas y que no tenía validez legal. Algo de lo que se habría enterado la excolaboradora de ‘Viva la vida’ tiempo después y que generó una gran discusión en el matrimonio.

Instagram

Kiko Rivera orquestó una gran farsa el día de su boda con Irene Rosales, según ha publicado ‘La Razón’. En concreto, el DJ habría decidido organizar el enlace de cara a la galería y sin que tuviera ninguna validez legal puesto que el joven nunca entregó los documentos del enlace en el registro civil. Tal y como apunta el medio, esto se habría debido a la poca convicción que tenía el hijo de Isabel Pantoja a que su relación con la sevillana fuese a prosperar y evitar así conflictos en caso de una separación.

Dos años después de la boda de cuento de hadas, Irene Rosales descubrió la mentira de Kiko Rivera cuando fue al Registro Civil para inscribir a su hija Carlota. Fue entonces cuando se enteró que su estado civil seguía siendo «soltera» y no «casada» como ello creía. Tal y como se explica, esto desembocó en una gran crisis en el matrimonio que acabó con las negociaciones de la pareja para entrar a ‘GH Dúo’.

Irene Rosales da un paso al frente y matiza lo ocurrido

La gran mentira de Kiko Rivera e Irene Rosales ha acaparado gran parte de los diferentes espacios de los programas de Mediaset. Por ello, para evitar que se siga especulando, Irene Rosales ha dado un paso al frente y ha querido matizar algunas partes de la historia. En concreto, la nuera de Isabel Pantoja ha asegurado que es cierto que no están casados de forma oficial de 2016 y justifica esto a que el día de la boda se les extraviaron unos papeles.

«El problema que tuvimos fue que nosotros nos íbamos a casar el mismo día de la boda, pero se nos extraviaron unos papeles. Tuve que ir posponiendo la fecha porque mi padre estaba muy malo. En esa época todas las semanas teníamos que ir al hospital porque se nos iba. Luego me quedé embarazada… Antes de entrar en ‘GH VIP’ yo ya tenía la fecha y lo que hice fue firmar con dos testigos y ya», explicaba Irene Rosales por llamada telefónica a ‘Viva la vida’. Sin embargo, no contenta con esto, la excolaboradora volverá este domingo a aparecer en el programa de Emma García para aclarar la situación.