Mientras que la mayoría de los «mortales» nos encontramos en nuestro puesto de trabajo, son algunos los afortunados que en este mismo momento se encuentran disfrutando en un exclusivo paraíso. Como es el caso de Vanesa Lorenzo y Carles Puyol. La modelo y el futbolista han viajado junto a sus dos hijas, Manuela y María, a las islas Maldivas, uno de los lugares favoritos de la pareja que ya ha viajado en otras ocasiones a esta exclusiva zona, no apta para todos los bolsillos. La familia está aprovechando su estancia para dar largos paseos por infinitas arenas blancas, para darse chapuzones en aguas cristalinas y, sobre todo, para disfrutar de tiempo en familia.

Vanesa Lorenzo y Carles Puyol
Redes sociales

Para estas merecidas vacaciones, la familia ha decidido alojarse en la pequeña isla privada de Naladhu en el que tan solo hay 20 casas, todas ellas con piscina privada. Vanesa Lorenzo y Carles Puyol se encuentran en el exclusivo hotel, Naladhu Private Island Maldives, nombrado el mejor resort en el Océano Índico durante cuatro años seguidos. En esta isla de ensueño hay tres modalidades diferentes de casas: Casa junto al océano con piscina y cabaña privada en la playa; casa en la playa con piscina y residencia de dos dormitorios en la playa con piscina, siendo esta última la opción elegida por la familia.

Vanesa Lorenzo y Carles Puyol se encuentran alojados en una isla privada

La residencia en la que se encuentran alojados tiene una capacidad máxima para seis personas en un espacio de 600 metros cuadrados. Un alojamiento que, efectivamente, no es apto para todos los bolsillos pues el coste de la misma por noche asciende a los 6.000 euros la noche. Eso sí, es un lugar para deleitarse en todos los sentidos. Según la web de este exclusivo resort, cuenta con unas espectaculares vistas tanto del atardecer como del amanecer. Habla de un «viaje familiar a un espacio que se combina con la opulencia, lo que garantiza privacidad y tiempo de calidad con sus seres queridos, con un dormitorio principal y baño en la planta superior y un dormitorio doble con baño en la planta baja».

Vanesa Lorenzo
Redes sociales

Este es el lugar perfecto para disfrutar de un viajazo familiar en el que se combinan largos paseos en blancas arenas a cualquier hora del día o agradables chapuzones en su propia playa privada. Además, este alojamiento cuenta incluso con una cabaña privada y un columpio frente al mar, el lugar perfecto para las hijas del matrimonio. Sin lugar a dudas, no se nos ocurre una mejor manera de pasar estos días otoñales. Al menos en España.