Eva González no ha podido contener la emoción al hablar de la Navidad, porque a su mente le ha llegado la pérdida de su padre, hace tres años


La Navidad es una etapa en la que celebrar con los seres queridos el final de un año y el comienzo con ilusión de nuevos proyectos y retos, siempre al lado de la familia y amigos. Eso sí, no todos tienen la suerte de poder rodearse de aquellos a los que aman, porque algunos se van antes de lo esperado. Así lo siente Eva González, que no puede evitar emocionarse al ser preguntada sobre estas fechas navideñas y acordarse de la importante ausencia de su padre, Manuel González.

El padre de Eva González falleció sin poder verla vestida de blanco y jurarle amor eterno a su marido, Cayetano Rivera, y tampoco pudo ver nacer o dar sus primeros pasos o pronunciar sus primeras palabras a su nieto. Aunque la presentadora la vida le sonríe en lo personal y lo profesional, le gustaría que su padre hubiese sido testigo de esta buena etapa.

“Estas fechas me gustan mucho, hay que ir poniendo el árbol, hay que ir quedando con los amigos para tomar el aperitivo… Pero sinceramente digo que desde que perdí a mi padre, las Navidades inevitablemente se vuelven un poco más oscuras, se te coge el pellizquito”, decía Eva González tratando de no sucumbir a las lágrimas, aunque con la emoción a flor de piel. Por fortuna, este año serán unas Navidades algo más especiales y la ilusión regresa a su hogar, porque su hijo hace que sus vidas brillen de nuevo.