Esther, ganadora de ‘MasterChef Junior’: «Jordi impone con esa voz tan grave»

El pasado miércoles se celebró la gran final de ‘MasterChef Junior‘ con Dani García, Dabiz Muñoz y los concursantes de la segunda edición de los celebrities. La granadina Esther, de 10 años, se alzó con un triunfo tras ganar el primer reto (seguir un plato de Dani García) e imponerse a María, la segunda duelista, en la prueba final. 

Esther junto al jurado y la presentadora Eva González tras conseguir su merecido triunfo.

Esther consiguió el trofeo que la acredita como ganadora, 12.000 euros en metálico para su formación y un curso en Basque Culinary Center. Pero además, por ganar la primera prueba, consiguió viajar al restaurante StreetXo en Londres y recibir una MasterClass del propio Dabiz Muñoz: «Fue súper guay, porque yo nunca había estado en Londres. Nunca pensé que iría a un restaurante de un chef con estrella Michelín. Cumplí un sueño», nos ha contado. 

En el encuentro con los medios de hoy también ha estado acompañada por Pepe Rodríguez, jurado de ‘Masterchef’.

La granadina revivió la pasada noche su triunfo: «Estaba muy nerviosa, aunque ya sabía qué iba a pasar. Tenía muchas ganas de verla y de que la gente se enterara ya por fin, porque guardar un secreto así es complicado. Estaba ansiosa por contarlo, pero sabía que no podía», ha confesado. Sobre el jurado que le ha estado valorando todo este tiempo dice que: «Todos eran duros, porque tienen que serlo. Pero el que más susto me daba era Jordi, porque habla con esa voz tan grave que impone mucho». 

La niña de diez años está viviendo un momento dulce en su vida y es que asegura que tanto en el cole como fuera de él la gente la reconoce y le piden autógrafos y fotografiarse con ella, pero lo más llamativo es que ha confesado que: «Un poco más sí que ligo, y me ha salido algún novio, pero quiero vivir soltera. Ya pensaré en ello», ha dicho muy graciosa.

Esther es una granadina de diez años que no solo sabe cocinar bien, también pinta, baila flamenco y hace patinaje de velocidad.

Esther no solo sabe cocinar, también hace patinaje de velocidad, pinta cuadros e incluso baila flamenco. !Lo tiene todo! En un futuro, aunque quiera dedicarse de mayor a ser cocinera, también le gustaría estudiar medicina. Y en el cole lo que mejor se le da son las ciencias, tanto sociales como naturales. ¿A quién no le gustaría tener a esta niña en casa?