Estefanía de Mónaco, infatigable en la lucha contra el sida

Por todos es sabido que la princesa Estefanía de Mónaco, que el próximo 1 de febrero cumple 48 años, no se encuentra cómoda en los actos sociales. Sin embargo, siempre ha manifestado que lo único que le gusta de su posición de princesa es poder utilizar las puertas su título le abre para ayudar a los más desfavorecidos.

Estefanía, que es presidenta de la asociación Fight Aids Monaco (Mónaco lucha contra el sida) amadrinó ayer la campaña Test in The City, que anima a todo el mundo a hacerse la prueba, rápida y anónima, como mejor forma de prevención de un problema que, si bien sigue sin tener cura, sí que se ha convertido en una enfermedad crónica y con medicación. Por ello, la organización que preside Estefanía insiste en la importancia de las pruebas, tanto para evitar contagios como para comenzar a tiempo el tratamiento. Tanto es así que no no dudó en hacerse fotos mientras ella misma se sometía a una. Todos estos actos se engloban dentro de las jornadas previas al Día Internacional de la lucha con el sida, que tienen lugar cada 1 de diciembre en todo el mundo.

Estefania-de-Monaco-prueba

Foto de la princesa haciéndose el nuevo test que se presentó ayer, y con el que obtienen los resultados en solo diez minutos.

Al contrario que en otros actos, en los que Estefanía siempre deja el protagonismo de los flashes y las fotografías a su hermana Carolina (espectacular a sus 55 años), su hermano, el príncipe Alberto o su cuñada Charlene, la hija pequeña de Rainiero y Grace Kelly se siente como pez en el agua en estos actos solidarios. Hace dos semanas la vimos con ellos y sus sobrinos (los hijos de Carolina, pues los suyos apenas aparecen en actos públicos) en los fastos celebrados con motivo del Día Nacional de Mónaco, y en bastantes ocasiones acude a algunos eventos sociales (y benéficos) del principado como el Baile de la Rosa (que se celebra cada primavera) o el Baile de la Cruz Roja (en verano). Pero normalmente ajena al glamour del principado, dedica la mayor parte de su tiempo a cuidar de sus hijos Louis (20), Pauline (18) y Camille (14), los dos primeros fruto de su relación y posterior matrimonio con el guardaespaldas Daniel Ducruet y Camille de su noviazgo con el también guardaespaldas Jean Raymond Gottlieb.