La hermana de Miguel Bosé padece una enfermedad que le ha impedido apreciar con detalle los sabores de los platos que elaboraba en ‘MasterChef Celebrity’.


El pasado martes, Lucía Dominguín se despedía de ‘MasterChef Celebrity’ después de 5 semanas en el talent culinario de Televisión Española. Su marcha se producía de manera conjunta, ya que el jurado decidía hacer una doble expulsión y dejar fuera también al ciclista Pedro Delgado.

La patología que padece Lucía Dominguín

Fue una noche tensa. Los concursantes medían sus fuerzas y sus capacidades en la prieba de exteriores en Carbones 13, el chiringuto que regenta Santi Carbones y Raquel Meroño (y en el que vimos al empresario muy atento y cariñoso con la presentadora). La última prueba de eliminación a la que tuvo que enfrentarse la hermana de Miguel Bosé la puso entre las cuerdas. Perdió los nervios y, durante unos minutos, fue presa del pánico. «Estoy bloqueada. No puedo con esto», decía, entre lágrimas. Estaba superada por la presión. Pero también por una circunstancia que hasta entonces había llevado con bastante normalidad y que, en esta ocasión, la hizo estar en la cuerda floja. Y es que la hispanoitaliana sufre una particular situación de salud. Parece una patología de la olfacción que le impide percibir los olores en general. Un verdadero hándicap para un aspirante de ‘MasterChef’, ya que le ha impedido apreciar de manera precisa todos los matices aromáticos de los platos que le ha preparar.

© TVE

El sentido del gusto está estrechamente relacionado con el del gusto, por lo que afecta a la capacidad de reconocer al cien por cien todos los matices de dulce, agrio, ácido, amargo y salado y el ‘umami’, el también llamado sexto sabor, asociado al sabor de la grasa. Sin duda alguna, un gran inconveniente para quien aspire a ser el mejor cocinero del concurso de cocina de mayor éxito de la televisión.

Así trata su pérdida de olfato: «Lo estoy recuperando gracias a la homeopatía y la acupuntura»

«Perdí el olfato hace seis años. Yo nunca he estado enferma, pero me bajaron las defensas«, revelaba Lucía Dominguín en la gala 5. «Lo estoy recuperando gracias a la homeopatía y la acupuntura”, aseguraba. Lo cierto es que en las galas anteriores, Dominguín ya había hecho referencia a su situación, aunque nunca de manera tan explícita.

Cuando supo que debía abandonar los fogones, Lucía Dominguín  agradecía la oportunidad que le había brindado el espacio. “Mi paso por MasterChef se lo dediqué a mi madre y ahora sigo dedicándoselo. Ha estado conmigo presente. Me ha estado protegiendo. Así que fenomenal”, decía.

TVE

El problema de salud que afecta a Lucía es una dolencia relativamente habitual en los Dominguín Bosé. La mayoría de los miembros de la familia suelen tener problemas en las vías respiratorias. Lucía Bosé, que falleció el pasado 23 de marzo a los 89 años, murió a causa de una infección respiratoria. Por su parte, Miguel Bosé también padece algunos problemas con las vías respiratorias que le han ocasionado problemas con su voz.

A sus 63 años, Lucía está separada y es madre de cuatro hijos —Olfo Bosé y la fallecida Bimba Bosé, fruto de su primer matrimonio con Alejandro Salvatore; y Jara y Lucía, nacidas de su relación con Carlos Tristancho, de quien se separó en 2011. También es tía de Nicolás Coronado, hijo de José Coronado y Paola Dominguín, con quien ha compartido experiencia en ‘MasterChef Celebrity 5. José, discreto y aplicado en materia culinaria, es uno de los favoritos de sus compañeros. “Es mi sobrino, él todo lo hace bien”, ha reconocido, orgullosa.

El caso de Ismael Beiro: sin olfato tras un accidente de tráfico

La pérdida del olfato ha afectado a otros rostros famosos, como a Ismael Beiro. En el año 2002, el que fuera ganador de ‘Gran Hermano 1’ sufrió un accidente de tráfico que estuvo a punto de costarle la vida y que le hizo permanecer ingresado en un hospital tras quedar en coma. «Yo solo recuerdo el golpe y nada más. Lo siguiente fue abrir los ojos y habían pasado 42 días. Del mes de mayo de 2002 no me enteré de nada», recordaba durante su paso por ‘Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition’. En él hablaba de las secuelas que tuvo tras el accidente. «Yo acuso mucho el no tener olfato, no huelo, y es por el accidente que tuve».