"Todos en el programa hemos sido testigos detrás de las cámaras de tu preocupación por la salud de tu madre. Ni un solo día has perdido la sonrisa ni la esperanza", afirmaba la presentadora.


Irene Rosales decía adiós esta semana a su madre después de unos meses luchando contra una grave enfermedad. La mujer de Kiko Rivera, colaboradora del programa ‘Viva la vida’, ha recibido un emotivo mensaje por parte de sus compañeros. Emma García  comenzaba el espacio visiblemente emocionada: «Irene, te queremos dar las gracias por tu profesionalidad. Todos en el programa hemos sido testigos detrás de las cámaras de tu preocupación por la salud de tu madre. Ni un solo día has perdido la sonrisa ni la esperanza. En nombre de toda la familia de ‘Viva la vida’ nuestro más sentido pésame. Tenemos ganas de verte y darte un abrazo muy pronto, compañera».

Mucha fuerza

El público en pie ha protagonizado un caluroso aplauso dedicado a la sevillana y Luis Rollán confirmaba que está viviendo un tiempo «muy duro». Destacaba, asimismo, la generosidad de la sevillana: «Ha tenido un momento para nosotros, y para las muestras de cariño que tanto ella como su padre, como Kiko… han recibido por parte de todo el mundo. Como es normal, no hay consuelo ahora mismo, ha sido todo muy rápido, hay que mandarle mucha energía, mucha fuerza, y con ganas de que venga, se incorpore e intente hacer una vida normal». 

Por su parte, Terelu explicaba que la muerte de una madre es «una de las cosas más terribles de la vida». Emma García explicaba cómo habían vivido sus compañeros la enfermedad de la madre de Irene: «Ella no había comentado nada y se mantuvo detrás de las cámaras igual que delante. Hubo un día que tuvo un gesto raro y yo le pregunté y se derrumbó, sí nos informó fuera de cámaras. Nos ha llamado mucho la atención su fortaleza, su profesionalidad de una persona que lo estaba pasando mal. Se ha comportado como una señora». Añadía que ojalá esté recibiendo todo el cariño que se merece.

Tras mandarle un cálido abrazo, Emma le dedicaba el programa de este sábado: «Vuelve fuerte y vuelve cuando quieras. Te vamos a recibir con los brazos abiertos y te vamos a dar el abrazo que tú te mereces».