El motivo que fracturó la relación de Iker Casillas con sus padres

En 2010, Iker Casillas se dejó de hablar con sus padres por un motivo atípico pero que dolió en el alma al portero español. ¿De qué se trata?

Después de decir adiós a un mes horrible en lo personal, Iker Casillas y Sara Carbonero empiezan a sonreír y a recuperar la normalidad. Junio ha empezado con las mejores noticias posibles y es que, tal y como puedes leer en SEMANA, la evolución de la periodista tras su intervención quirúrgica es perfecta y así lo certifica la primera revisión médica a la que se ha sometido.

16Junio empieza bien para Iker y Sara

Todo parece estar saliendo a pedir de boca tras superar su particular ‘mensis horribilis’, incluido un conflicto familiar del portero que ha empezado a solucionarse. Hablamos de la relación con sus progenitores. Hacía años que ambos no se hablaban por un asunto muy espinoso y ahora han retomado el contacto con la intención de acercar posturas.

el día que Sara Carbonero mintió sobre la relación de Iker Casillas y sus padres

152010, el año del desencuentro

Iker Casillas todavía jugaba en el Real Madrid cuando saltó por los aires el conflicto con sus padres. El portero más exitoso de la historia de España ha tenido una adolescencia marcada por las desavenencias familiares con las personas que le trajeron al mundo.

14El motivo de la fractura

La razón de su distanciamiento fue cuanto menos atípica y procede del control patrimonial que sus padres ejercían sobre los jugosos ingresos que recibía Casillas. Dicho de otra manera, sus padres decidían en gran parte en qué y cuánto se gastaba el arquero.

13El portero quería manejar sus propias cuentas

Como es normal, Casillas quería ser dueño y señor de su propia cuenta bancaria, decidir cómo gestionaba su patrimonio libremente, pero sus progenitores tenían una opinión diferente. Eso generó una brecha cuyas cicatrices están todavía vivas.

12El ‘sueldo’ que Iker Casillas puso a su padre

Padre e hijo crearon una sociedad destinada a gestionar el patrimonio del portero y así asegurar su futuro cuando dejase el terreno de juego. Una vez que saltó la disputa familiar, Iker Casillas se vio obligado a pagar a su padre una indemnización de 9 millones de euros para ‘echarle’ de la sociedad, así como varias propiedades, y quedarse con su parte del pastel. Ya ha pagado el 40% de su deuda con su padre, destinándole un sueldo mensual de 9.300 euros durante 15 años.

11¿Qué ganan los padres con este acuerdo?

Acordar que Iker Casillas se quedaría solo en la empresa que gestionaría sus ingresos y su patrimonio supondría un agravio para sus padres. Así, pese a que están siendo remunerados por ello, otra clave del acuerdo al que llegaron establecía límites de los progenitores a airear según qué cosas en la prensa, protegiendo así su imagen pública.

10Casi una década distanciados

Más de ocho años con una relación turbulenta en la que los silencios y las largas temporadas sin verse dominaban. Sin embargo, los padres del portero español sí que acudieron al bautizo de Martín Casillas, uno de los eventos que Iker y Sara han celebrado con más ilusión en los últimos años.

9José Luis Casillas reconocía el distanciamiento

José Luis Casillas llegó a reconocer en una entrevista a ‘El Mundo’ en 2015 que «no me hablo con mi hijo, aunque le deseo lo mejor». Tan fuerte resultó el conflicto que acabó por derribar la unión paterno-filial, a menudo irrompible.

8No le visitaron tras sufrir un infarto

Si bien es cierto que José Luis y María del Carmen no visitaron el hospital donde Iker se recuperó del infarto de miocardio sufrido, sí que lo hicieron unos días después. Tomaron un avión hasta la ciudad portuguesa y estuvieron arropando a su hijo, mermado tras el tremendo susto recibido.

7Se quedaron en casa de la pareja

Cuando Iker fue dado de alta, sus progenitores se desplazaron a Oporto y se alojaron en casa del matrimonio. Las imágenes que aporta SEMANA este miércoles hablan a las claras de la tensión que aún se vive en el seno familiar de Casillas.

6Aquí la portada completa de la revista SEMANA

5La relación no es la mejor pero cicatriza poco a poco

Han sido muchos años distanciados y el dolor ha marcado para siempre tanto a Iker Casillas como a sus padres. No obstante, se dice que a un hijo se lo perdona todo. Con mucho trabajo y poco a poco, el de Móstoles y sus progenitores están recuperando la normalidad. Aún queda mucho por hacer.

4Iker y sus padres se necesitan mutuamente

Aunque no haya sido así durante muchísimo tiempo, la figura de unos padres es siempre capital durante todas las etapas de la vida. A Casillas le ha dolido muchísimo el control patrimonial que ejercían sobre él, se hartó y estalló, pero eso no quiere decir ni mucho menos que no lo haya pasado mal por este conflicto.

3Buenas noticias para la pareja

En otro orden de cosas, Iker y Sara han dado carpetazo a mayo, quizás el peor mes de sus vidas. Nada les hacía presagiar que tendrían que enfrentarse a un infarto de miocardio y a una operación por cáncer de ovario.

2Relax en Navalacruz

Hace unos días, el matrimonio se desplazó hasta la localidad abulense de donde es Iker Casillas para pasar unos días tranquilos, sin el ruido mediático que tan poco necesitan en estos momentos. Navalacruz celebraba sus jornadas medievales e Iker disfrutó de lo lindo vistiéndose como un caballero medieval que defendía el pueblo. Además, celebraron el cumpleaños de su hijo Lucas.

1Planes de futuro

Quizás ni ellos mismos sepan qué van a hacer el año que viene ni dónde van a vivir. Todo apunta a que el portero colgará las botas de manera definitiva para no poner en riesgo su corazón. También se desconoce el tiempo de reposo que necesitará Sara Carbonero. Las próximas semanas serán claves para conocer más datos.