Una nueva entrega del programa ‘Mi casa es la tuya’ ha sido emitida con gran éxito de audiencia. Esta vez, Bertín Osborne contó con un invitado de lujo, el futbolista del Betis, Joaquín. Las risas y la cercanía estaban aseguradas con el buen talante de presentador y entrevistado.

Bertín acudió a casa de Joaquín, donde el futbolista le esperaba acompañado de su mujer y su madre. El presentador ya advirtió que no se encontraba en su mejor momento físico: «Tenía un gripazo horroroso», advirtió el cantante al comentar que la noche anterior había ofrecido un concierto en Liceo de Barcelona que había mermado su buena salud.

Risas-aseguradas-640x360
Bertín Osborne mantuvo el tipo a pesar de la fuerte gripe que sufría

En el momento en el que Bertín Osborne disfrutaba de una comida con Joaquín y la familia de este, el presentador tuvo que detener la grabación, casi al borde del desmayo: «Perdóname, me encuentro fatal. Si no me desmayo… No puedo más».

Joaquín y su mujer, alarmados, atendieron a Bertín y le ofrecieron incluso un cama de su casa para que el presentador pudiera descansar un rato y recuperar fuerzas.

Incluso después, el programa emitió testimonios del protagonista y sus invitados comentando el momento de preocupación vivido: «Durante la grabación me empecé a encontrar tan mal que sentí que me desmayaba. Tuve que decir al director que parara», comentó Bertín.

El-comedor-640x360
Durante la comida, Bertín Osborne tuvo que detener la grabación al borde del desmayo

«Se había levantado muy temprano para estar aquí, se le ha juntado todo y desgraciadamente no hemos podido terminar como nos hubiera gustado, pero ha aguantado el tirón», relató Joaquín tras la grabación.

A pesar del susto vivido, el equipo del programa logró grabar el suficiente material como para ofrecer, una vez más, una entrevista cercana y amena en el que presentador e invitado dieron lo mejor de sí mismos y en el que Bertín, con ‘gripazo’ incluido, hizo gala de su profesionalidad.

Un concierto que Bertín dio el día anterior en Barcelona, mermó su salud