El encuentro fortuito entre Belén Esteban y Pilar Rubio que casi termina en drama

Belén Esteban y Pilar Rubio se reencontraron en un AVE antes de sus respectivas bodas. La prensa seguía a la presentadora y casi caza a la colaboradora con el vestido de su boda. Así se gestó la huida

La semana pasada casi se masca la tragedia en un AVE, donde coincidieron por casualidad Pilar Rubio y Belén Esteban. Ambas eran las mujeres más seguidas del momento, porque sus respectivas bodas acaparaban todas las miradas de la crónica social y conocer más y más detalles de sus enlaces se había convertido en el principal objetivo. En mitad de este huracán informativo, Belén Esteban se llevó un gran susto al ver a un nutrido grupo de paparazzi. Eso sí, esta vez no la perseguían a ella.

Si el pasado 15 de junio Pilar Rubio le juró amor eterno a Sergio Ramos en una de las bodas más espectaculares de los últimos años, al fin de semana siguiente, el 22 de junio, hacía lo propio Belén Esteban con Miguel Marcos. Sus bodas estaban bajo la atenta mirada de todos los españoles, pero quizá la de la colaboradora de ‘Sálvame’ despertaba mayor interés, porque tenía intención de llevarlo con el máximo secretismo para proteger la exclusividad de sus detalles.

Ya se conoce uno de los detalles más importantes de cualquier boda que se precie: el vestido de la novia. Aunque aún no se hayan publicado las fotografías -ya sean las oficiales como las furtivas- se ha desvelado que la diseñadora Fátima Álvarez-Ossorio ha sido la encargada de vestir de blanco a Belén Esteban. Tal y como han confesado sus amigos de ‘Sálvame’, Belén tuvo que probarse el vestido hasta en cuatro ocasiones, porque los nervios de la boda le hicieron perder mucho peso y quería lucir perfecta en su gran día.

En una de estas visitas a su atelier de confianza de la diseñadora Fátima Álvarez-Ossorio, Belén Esteban coincidió en el AVE con Pilar Rubio. El problema surgió al comprobar que un amplio despliegue de paparazzi y periodistas seguía los pasos de la presentadora, sin saber que a escasos metros estaba la propia Belén. Por fortuna, logró escabullirse y los profesionales no lograron reparar en su presencia. Casi se masca la tragedia, porque Belén ha tratado de proteger los detalles de su enlace hasta el último momento y su presencia bien podría despejar algunas dudas.