Edite Santos habla del acoso que vivió su hijo, Javier Santos, durante la adolescencia

Javier Santos no es el único que ha luchado durante buena parte de su vida por conocer si Julio Iglesias es su padre biológico. Su madre, la exbailarina portuguesa Edite Santos, ha sido la otra gran perjudicada en esta historia que parece estar un poco más cerca de terminar. El valenciano siempre ha sido discreto en lo que respecta a su vida más personal, pero también ha concedido varias entrevistas en las que ha contado su relación con sus supuestos hermanos o cómo ha vivido esperando a la sombra de Julio Iglesias.

16Infancia dura

Este viernes ‘El País’ ha publicado la última entrevista de Javier, en la que asegura que sufrió acoso escolar cuando era adolescente. Sobre esto SEMANA ha hablado en exclusiva con su madre.

15Normalizando la situación

La primera cosa que hace Edite cuando le preguntamos sobre el acoso que vivió su hijo es quitarle hierro al asunto: “eso les pasa a todos los críos en esa edad”, asegura.

14Lo pasaron mal

A pesar de que muchos adolescentes tienen que soportar burlas en algún momento u otro, lo que vivió Javier fue diferente, y es que todo comenzó cuando su progenitora demandó a Julio Iglesias por primera vez.

13En todos los ámbitos

“Yo lo viví bastante mal, él me contaba lo que le pasaba y lo viví mal porque todo se ve, porque no solamente era la gente de la calle, también eran los medios de comunicación”, cuenta a este medio Santos.

12Se alargó en el tiempo

“Le hicieron mucho daño porque me ponían de mentirosa cuando yo decía la verdad, son historias que han pasado durante muchos años…”.

11No solo le afectó a Javier

Esta mala etapa no solo afectó al joven que dice ser hijo de Julio Iglesias, sino también a su madre y a su hermano. “Lo pasamos realmente mal”, dice sin dudar la portuguesa.

10Un gran apoyo

Lejos de encerrarse en sí mismo, el Javier adolescente sabía que lo mejor era buscar apoyo en su madre, aunque no siempre lo hacía.  “A veces me lo contaba y otras no”, asegura Edite.

9El “apodo”

Confiesa también que lo que más le molestaba era que todo “el mundo le llamaba Julito y a él no le gustaba nada”.

8Conocido por la televisión

Todo el mundo conocía el caso a través de la televisión y Javier se convirtió en una diana.

7Como dos gotas de agua

Según su madre, esto sucedía “porque siempre se ha parecido mucho a Julio”.

6Una etapa complicada

“Se lo tomaba como un ataque, como si se estuvieran riendo de él, entonces no le gustaba y lo pasaba mal”.

5No seguía el juego

A pesar de todo Javier Santos nunca llegó a responder a los ataques. “Se callaba. En ese aspecto siempre ha sido bastante tímido”, afirma su madre a SEMANA.

4Se arregló solo

Aunque la situación pudo tornarse fea, Edite reconoce que nunca llegó a ir al instituto para intentar poner freno a la situación y es que en esa época trabajaba “15 horas diarias”. “Como él tampoco se metía con nadie que le pudiera agredir físicamente pues era otra historia”.

3¿Cuánto duró esta etapa?

“Ocurrió en la adolescencia, desde los 13 o así. Desde niño sus compañeros y la gente de la calle le decían que era igual que tu padre”, lo que promovió que se convirtiera en el centro de todas las miradas.

2Mirando al futuro

Aunque esta etapa fue importante en la vida de ambos, Edite aboga por dejar el pasado en el pasado. “Con el tiempo sí que le hemos dado más importancia. Pero son cosas que ya han pasado y hay que mirar al futuro con otros ojos”.

1No es optimista

El pasado 31 de octubre se cumplió el plazo que el juez le otorgó a Julio Iglesias para que decidiera si se somete o no a las pruebas de ADN, sobre esto, Santos no tiene muchas esperanzas. “Yo creo que no va a contestar, que no se presentará, lógico. Pero bueno, tampoco me preocupa, ya no, porque hay unas pruebas”, nos asegura.