Aunque la investigación judicial concluyó que la muerte de Mario Biondo «no reviste carácteres de infracción criminal», la familia del marido de Raquel Sánchez Silva vuelve a abrir el caso tras conseguir que la Fiscalía de Palermo abra una investigación para aclarar la controvertida muerte del cámara italiano el 30 de mayo pasado.
Esta decisión judicial podría suponer la exhumación del cuerpo de Mario Biondo, ahora embalsamado en el panteón familiar de Taormina (Sicilia), para practicar una segunda autopsia al cadáver del marido de Raquel Sánchez Silva.
Una actuación que podría resultar determinante para la familia Biondo que insiste en que «Mario no se suicidó, era un joven feliz», y cuya efectividad cuestionan los expertos. En efecto, los técnicos en medicina forense consideran que podrá desvelar poca luz sobre lo analizado en la primera autopsia realizada en España tras su fallecimiento, remitida al juzgado de instrucción número 21 de Madrid, que concluía : “muerte por ahorcamiento”, habida cuenta de que el cadáver de Mario FUE EMBALSAMADO PARA TRASLADARLO A SICILIA.

Santina y Pippo Biondo, padres de Mario Biondo y suegros de Raquel Sanchez Silva en el entierro de su hijo en Palermo

Santina y Pippo, los padres de Mario Biondo han conseguido que la Fiscalía de Palermo abra una investigación y solicite la exhumación del cuerpo de su hijo para practicar una segunda autopsia, que pueda aclarar las circunstancias de la controvertida muerte del cámara.

Según confirma Andrea Biondo, hermano menor de Mario: «los restos de Mario serán exhumados y toda nuestra familia está muy satisfecha». La reapertura del caso no implica la aparición de nuevos indicios que considere procedente investigar la justicia italiana y que pudieran apuntar que la muerte de Mario Biondo fuera un asesinato, sino que proviene de la aplicación de la legislación italiana que contempla ese derecho a sus ciudadanos cuando se pierde a un familiar cercano en extrañas circunstancias. Un derecho que los Biondo vienen reclamado con insistencia desde las primeras semanas de junio.

Por su parte, Raquel Sánchez Silva, CUYA VIDA DIO UN VUELCO ABISMAL TRAS ENVIUDAR, se mantiene en silencio respecto a la polémica y las novedades producidas en torno a las gestiones de los Biondo que siguen luchando por conocer lo que ocurrió el fatídico 30 de mayo en el que el cuerpo del cámara italiano fue hallado sin vida en el domicilio madrileño en el que residía con la periodista y presentadora. Según Guillermo Solana, representante y amigo de la presentadora de ‘La Granja’, Sánchez Silva no va a hacer ninguna declaración, ni valoración sobre esta decisión judicial de la Fiscalía de Palermo, por tratarse de «un asunto personal».
Los hermanos de Mario han reprochado en repetidas ocasiones su actitud a Raquel Sánchez Silva, por considerarla despegada hacia el recuerdo de Mario. Así la hermana del cámara el día del cumpleaños del malogrado joven lamentaba a través de la red social de Facebook: «22 de junio ni siquiera una flor le ha mandado, en fin, demasiados compromisos, sol… mar, amigos… risas… qué pena da alguna gente… es el colmo».

Raquel Sanchez Silva y Mario Biondo, el día de su boda en Taormina
Foto de boda de Raquel y Mario en junio de 2012, en Taormina. La muerte del cámara, antes de celebrar su primer aniversario, rompió el sueño de un «amor para siempre» y ahora Raquel Sánchez Silva, de 40 años, busca rehacer su vida planteándose una maternidad, según parece tras su visita a un instituto de fertilidad.

 Tras ser vista la presentadora en la sede madrileña de un instituto de fertilidad y hacerse público que Raquel Sánchez Silva PUDIESE PLANTEARSE REHACER SU VIDA retomando alguno de sus deseos más queridos, como ser madre, la familia Biondo se ha pronunciado al respecto y el hermano de Mario no creía posible que «tenga el esperma de Mario. No le interesa nada de Mario», reprochó a la que fue su cuñada, Raquel Sánchez Silva.
La familia del cámara italiano no descarta viajar a nuestro país próximamente para continuar su batalla por esclarecer la muerte de Mario Biondo, pues SIGUE SIN ACEPTAR AÚN QUE SE TRATASE DE UN SUICIDIO.