Javi Martín se ha sincerado sobre el episodio en el que pensó en quitarse la vida tras ser diagnosticado de trastorno de bipolaridad


Javi Martín se ha sincerado con Andrea Ropero en ‘El Intermedio’ sobre la catarsis a la que se enfrentó hace diez años cuando le diagnosticaron un trastorno de bipolaridad. El actor y presentador ha asegurado llevar una vida «completamente feliz y normal» cuando un día, de repente, su vida dio un giro de 180 grados, que le llevó incluso a pensar en el suicidio y quitarse la vida. Javi Martín, quien fuera compañero de El Gran Wyoming en el programa ‘Caiga quien caiga’, se sincera como nunca antes lo había hecho. Al comienzo de la noticia, Ropero ha querido saber cómo se enteró de que algo no iba bien: «De repente empecé a ver las cosas de una manera completamente distorsionada, era como estar en otro mundo paralelo, pero lo que pasa es que yo estaba metido dentro de la enfermedad, el trastorno bipolar, y yo no me enteré hasta pasado un tiempo», ha revelado.

Javi Martín ha hablado sobre el día en el que le diagnosticaron su trastorno de bipolaridad

El popular presentador empezó a pasar de un estado maniaco en el que no se enteraba de nada, a otro más enérgico en el que disfrutaba de sus locuras e incluso a otro depresivo en el que sufría hasta el punto de querer quitarse la vida. Javi Martín ha seguido relatando el día que no pudo más: «Estaba yo un 24 de diciembre en mi casa, en una fiesta, y mi cabeza explotó. Yo pensaba que me estaba muriendo, que me moría, y abrí los ojos y me pasó de todo. Sentía la telepatía, sentía realidades paralelas…».

El también actor ha confesado que el día que le dieron el diagnostico, le dio absolutamente igual: «Yo estaba en estado maníaco, así que me dio exactamente igual. No fue hasta tiempo después cuando ya vi que pasaba de la manía a la depresión, de la manía a la depresión, que ya vi que tenía el trastorno bipolar y que tenía que cuidarme«. Y ha continuado añadiendo: «Me costó muchísimo entender que tenía que tomarme las pastillas, me negaba a tomar las pastillas, o mentía y decía que me las había tomado. O luego, cuando estaba en la depresión, me costó mucho tomar ansiolíticos, hasta que descubrí que los ansiolíticos me quitaban esa sensación de angustia y ansiedad», cuenta.

La Sexta

El presentador ha hablado del episodio en el que pensó en quitarse la vida

Javi Martín ha recordado el día que pensó incluso quitarse la vida: «Una de las veces que salí del psiquiátrico, quería quitarme la vida y me dieron cita para tres meses después. Eso no ocurre con otras cosas, una vez me rompí las costillas y me atendieron a las tres horas». Y sigue explicando: «Tenía el demonio en casa porque vivo en un piso con terraza en una séptima planta. Mi cabeza me decía ‘tírate, tírate, tírate’. El dolor es tan profundo y crees que nunca vas a poder salir del pozo de oscuridad y llegué a un límite», ha explicado. Afortunadamente, fueron también sus propios pensamientos los que le frenaron cometer cualquier locura: «Me imaginé que me tiraba, que algún vecino llamaría a la ambulancia, a mi marido y le dirían que me había quitado la vida. Lo que me frenó fue imaginarme la cara de mi marido de terror«.

Tras este episodio, decidió ponerse en las manos de una psicóloga que a día de hoy sigue trabajando con él. «Y me puse en manos de una psicóloga buenísima, que sigue siendo mi psicóloga a día de hoy, aunque ya solo la veo una vez cada seis meses, y ella me dio los tips para entender qué era lo que me pasaba y para tener las herramientas para salir de ahí, pero es algo que lleva su tiempo», recuerda.

El también actor habla de la falta de recursos para la salud mental

Javi Martín quiere animar a la gente que está atravesando también por este problema de salud mental: «Hay que decirle a la gente que tenga paciencia, pero que se puede salir de la depresión. Lo que pasa es que claro, yo por un lado le digo a la gente ‘tienes que ir al psicólogo y al psiquiatra’, pero tenemos muy pocos psicólogos en la sanidad pública en España. Y claro yo me lo podía permitir, pero yo pagaba 70 euros de psicólogo y 100 euros de psiquiatra cada semana». «Primero estuve en la Jiménez Díaz ingresado y tengo que decir que los profesionales son maravillosos. Y luego fui al Clínico , que era un lugar más amplio y estábamos menos gente, pero realmente hacen falta recursos, hacen falta camas. Y lo peor va un poco por ahí, las listas de espera», ha recordado Javi Martín.

Teléfonos y páginas de ayuda contra el suicidio

Teléfono de la Esperanza (717 003 717)

Teléfono contra el Suicidio (911 385 385)

RedAIPIS-FAeDS, dirigida a dar apoyo a quienes han perdido un ser querido por suicidio

Papageno, la Asociación de Profesionales de Prevención y Postvención del Suicidio