La dolorosa despedida de Fran Rivera a un gran amigo

El lunes pasado fallecía Rafael Serna, cantante y compositor de temas tan conocidos como 'Cántame' o el himno del centenario del Betis, y Fran Rivera le manda un emotivo mensaje.

Fran Rivera está viviendo una de las semanas más duras después de que se conociera la muerte de su gran amigo Rafael Serna el pasado 25 de febrero en Sevilla después de no poder superar una larga y dura enfermedad. El torero no dudó en acudir a dar el último adiós a su gran amigo junto a su mujer, Lourdes Montes, en la parroquia de Santa Cruz de Sevilla.

Leer más: Lourdes Montes y Fran Rivera dan el último adiós a Rafael Serna

Leer más: Muere el cantante y compositor Rafael Serna a los 53 años

El torero llegó muy afectado a la parroquia, oculto bajo unas gafas de sol. Horas después, no dudó en mandarle un mensaje de lo más emotivo junto a una instantánea en la que aparece junto al cantante y compositor.

«Se ha ido uno de los míos. Mi amante. Éramos amantes en la pasión de Cristo por las calles de Sevilla, por las arenas que huelen a romero, por el callejón del agua, en las tardes eternas de la Goyesca, en un rincón, en una noche que se hace día. Juglar, pirata. Tu mejor poema fue cómo viviste tu vida. Y aquí nos quedamos como testigos de tu caminar, los que te queremos y te vamos a echar mucho de menos. Muchísimo. Hasta luego hermano, amante. Ya iremos llegando, pero… espéranos un rato más», escribía.

El cantante no pudo superar una infección pulmonar después de llevar un tiempo luchando contra una dura enfermedad. Siempre ha mantenido una relación muy directa con la Semana Santa de Sevilla. De hecho, se convirtió en pregonero en 2016. Además, era hermano de numerosas hermandades como La Macarena, el Gran Poder, Redención, Rocío de Sevilla y Virgen de las Nieves de Santa María la Blanca.

Este miércoles se daba el último adiós a Rafael Serna y han sido muchos los rostros conocidos que se han querido acercar hasta la parroquia de Santa Cruz de Sevilla. Fran Rivera, su hija Cayetana y su mujer Lourdes Montes han llegado muy afectados a la iglesia, ocultados bajo unas gafas de sol.