Los Suárez Illana recordaban al ex-presidente en la iglesia de La Moraleja. Allí se encontraban Aldolfo, Sonsoles y Francisco Javier. Al funeral no acudió ninguno de los nietos.  Adolfo Suárez Illana dijo poco después de la muerte de su padre. «Tras el funeral de Estado, el último acto en el que participamos los hijos, decidimos no acudir a más homenajes. Nosotros no merecemos el honor que se le rinde. Que hay alguno por ahi que quiera salir en la foto que lo haga, pero no lo haga en nuestra representación» dijo el hijo del ex-presidente en relación a Alejandra Suárez, heredera del Ducado.

adolfo-suárez-illana

Adolfo Suárez Illana, que no quiere que sea Alejandra Romero la que represente el nombre y la figura de su padre, el ex-presidente Suárez

Alejandra, presidió en ese día su propio acto de homenaje a su abuelo, junto con su padre, viudo de Marian Suárez y su hermano. Al mismo acudían también dos de los hermanos del ex-presidente y algunas personalidades, como Soledad Becerril o Rodolfo Martín Villa.

Tras esos actos de homenaje por separado ha quedado de manifiesto la mala relación que desde hace años existe entre Adolfo Suárez Illana y Alejandra, el «ojito derecho» de Suárez. Suárez Illana no quiere que sea su sobrina la que vaya representando el nombre de su abuelo.

Todo este enfrentamiento suena rencillas a causa del título del Ducado de Suárez. Inicialmente el título iba a recaer el Adolfo Suárez Illana, el primer hijo varón del ex-presidente pero en 2006 se eliminó la ley en la que prevalecía el varón a la hora de heredar los títulos nobiliarios. El duquesado lo heredaría entonces Marian, la primogénira de Suárez y su mujer, Amparo Illana. A la muerte de Marian, hace tres años, el título de Duquesa de Suárez recayó en Alejandra, su primogénita, que lo solicitó a la muerte de su abuelo.

Alejandra, es una joven discreta poco amiga de aparecer en público, tiene 25 años, novio formal y trabaja como abogada en la filial del despacho de abogados británico Herbert Smith Freehills. Además pertenece al consejo de la Asociación para la Defensa de la Transición, una asociación sin ánimo de lucro desde donde se pretende preservar el legado de su abuelo.