La hija de Kiko Matamoros ha tenido que ir al dentista para quitarse una muela del juicio y no ha dudado en mostrar las consecuencias de la anestesia.


Laura Matamoros no está en su mejor momento, sobre todo después de haber ido al dentista para quitarse una muela del juicio que le estaba dando problemas. La hija de Kiko Matamoros está notando por ahora las consecuencias de la anestesia, por lo que todavía el dolor no es muy fuerte.

«A algunos os hará gracia, a mi también, me encanta escucharme así, con la lengua trapo, que no puedo… que me han quitado una muela del juicio. Espero que se me quite la anestesia, qué horror. Me río por no llorar, porque madre mía. Palabras que me doy cuenta que no puedo decir: gazpacho, coche… en fin… hasta dentro de un rato, que mejor me callo», ha dicho divertida desde su Instagram.

Laura Matamoros sufre las consecuencias de la anestesia

Vídeo: Instagram.

Para poner remedio a su divertida forma de expresarse, Laura no ha podido hacer nada. Simplemente ha preferido no hacer más publicaciones en sus redes sociales hasta que se recupere. En cuando a la hinchazón y el dolor, la ‘influencer’ ha optado por ponerse hielo para mitigar las consecuencias de la cirugía.