La pesadilla de Dinio por su injerto capilar

El cubano ha tenido graves secuelas tras la operación que tuvo lugar en Turquía

Lo que pretendía ser una solución a su incipiente calvicie se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza. El injerto capilar al que se sometía Dinio recientemente en Turquía ha terminado siendo un desastre y le ha provocado graves heridas en su cuero cabelludo, tal y como ha contado el propio protagonista.

Leer más: Marujita Díaz, vida de una estrella en fotos

El cubano viajó hasta Estambul para el implante capilar, país especializado en este tipo de operaciones. Sin embargo, no se puso en las mejores manos. Dinio, que ha confesado haberlo pasado muy mal, ha asegurado a JALEOS que ha tenido importantes heridas. «Parecía que me había mordido un cabello», ha señalado.

«Hay clínicas en Turquía que son como almacenes, te quitan pelo del pecho y hasta de los sobacos. Una barbaridad», ha contado. También ha asegurado que en ocasiones lo «barato sale caro» y es mejor ponerse en manos de buenos profesionales. Para paliar las secuelas, ha tenido que confiar en una clínica de nuestro país que ha solucionado los daños ocasionados por este implante. 

Ver esta publicación en Instagram

Feliz san Valentín para todos !!😊😊 y yo de cumpleaños 🍰 🎁

Una publicación compartida de Dinio Garcia (@diniogarciaoficial) el

El polifacétido Dinio, que se dio a conocer en nuestro país de la mano de Marujita Díaz, no oculta su preocupación por mantener una buena imagen. Dinio, que tiene 46 años, acude regularmente al gimnasio y se cuida con el objetivo de mantenerse joven. Además, no tiene reparos en hablar de sus retoques y reconocer que se inyecta bótox. «Cuando pasen más años haré lo que haya que hacer, pero yo no quiero verme arrugas ni que se me note el paso del tiempo», ha afirmado. 

En lo personal, Dinio atraviesa una buena etapa. Hace un año que formalizaba su relación con Milena, bailarina de profesión. La pareja, que reside en Barcelona, se dio el «sí, quiero» en Sofía, Bulgaría. Ambos se conocieron cuando trabajaban juntos en una conocida sala de fiestas de la Ciudad Condal. Se trata de la tercera boda para el cubano.