destacada-diego
Diego Matamoros y Tanit Grande se ven las caras este martes en el juzgado de Pozuelo de Alarcón, Madrid.

Tras protagonizar una de las polémicas más sonadas de la semana, Diego Matamoros y su expareja, Tanit Grande, han acudido a los juzgados de Pozuelo de Alarcón en Madrid, donde se celebra la primera vista. 

Diego ha aparecido con rostro serio, cubierto por las gafas de sol, junto a su abogado, con el que ha estado trabajando para hacer su defensa. Hay que recordar que fue denunciado por su expareja, Tanit Grande, madre de su hija Adara, por supuestos malos tratos. 

El hijo de Kiko Matamoros habló por primera vez este lunes tras protagonizar uno de los episodios más duros de su vida: su detención. El hijo de Kiko Matamoros está muy afectado y no se puede creer lo que está pasando. “Me encuentro fatal, estoy jodido. Confío en la Justicia. Quiero que se resuelvan las cosas. Evidentemente niego todo”, ha comenzado explicando a Kike Calleja, reportero que le ha estado esperando en la puerta de su casa hasta que Diego ha llegado tras estar reunido con sus abogados.

El hijo del colaborador de televisión fue detenido en Boadilla del Monte, donde vive, tras ser denunciado por unas presuntas amenazas y agresión presentada por su expareja, Tanit Grande, que le acusaba de amenazarle y romperle el labio. “Estoy destrozado. Esto es un golpe muy duro, de una persona que no me esperaba”, ha declarado Diego Matamoros a ‘Sálvame’ después de la detención.

El hijo de Kiko está acusado, de esta forma, de un presunto delito de maltrato. El juzgado de Móstoles ya ha puesto en libertad a Diego y le ha trasladado una orden de alejamiento, por lo que no podrá acercarse a su expareja a menos de 500 metros, así como tampoco comunicarse con ella por ninguna vía.