Durante años formaron una pareja ideal en Hollywood, en la que la diferencia de edad, de quince años a favor de la actriz, no era un inconveniente para el amor. Y así fue. Demi Moore y Ashton Kutcher comenzaron a salir en 2003 y se casaron en 2005. En este tiempo se dejaron ver felices como matrimonio y en familia, ya que el actor se llevaba de maravilla con las tres hijas que tuvo Demi de su primer matrimonio con el actor Bruce Willis.

A mediados de 2011 surgieron los primeros rumores de crisis e incluso se habló de la infidelidad de Ashton Kutcher con una bailarina. Ambos incluso se sometieron a terapia en un rancho para tratar de superar sus diferencias. Sin embargo, en noviembre de 2011, la pareja anunció su separación. Parece que Demi fue la más afectada, ya que poco después ingresó en un centro de rehabilitación. Según explicó su representante en un comunicado: «Debido a las tensiones de su vida en este momento, Demi ha elegido buscar ayuda profesional para tratar su agotamiento y mejorar su salud en general. Tiene ganas de sentirse mejor y agradece el apoyo de su familia y amigos». En otros medios se comentó que también era para tratarse del «abuso de sustancias». Ashton declaró en esos momentos: «El matrimonio es una de las cosas más difíciles del mundo y que a veces falla».

Pese a su separación, Demi se negaba a firmar los papeles del divorcio, que presentó su ex el pasado diciembre en la Corte de Los Ángeles, aludiendo a «diferencias irreconciliables». Al parecer, por desavenencias en los términos económicos. Ahora ha decidido pasar página y dar por terminado del todo ese matrimonio.

Ashton Kutcher, que se ha convertido en el actor mejor pagado de la televisión por la serie Dos hombres y medio, ha rehecho su vida con la actriz Mila Kunis. Por su parte, Demi, de 50 años, ha vivido varios romances fugaces con chicos también más jóvenes, entre ellos con el actor Martin Henderson y con el galerista de arte Vito Schnabel, hijo del pintor y director Julian Schnabel.

Demi-Moore-Ashton Kutcher

La pareja se llevaba quince años de diferencia.