Demi y Ashton Kutcher, dieciseis años más joven, se separaron en noviembre de 2011 tras seis años casados. Esta ruptura sumió a la actriz en una grave depresión y tuvo que ser ingresada en un hospital de Los Ángeles en enero de 2012. Cuando este verano se confirmó el romance de su ex con Mila Kunis, la actriz volvió a recaer. Ahora, un año después de la separación, Demi vuelve a levantar cabeza.

Aunque a Demi se la ve más animada, parece que le espera una dura batalla en los tribunales con su exmarido, ya que Ashton Kutcher se niega a firmar el divorcio por desavenencias económicas.