David Muñoz y Cristina Pedroche han reconocido que han tenido que hundir un barco para no hundir la flota y es que la crisis les ha afectado mucho. Así cuenta el chef su delicada situación económica


A mediados del pasado mes de diciembre, David Muñoz tuvo que anunciar una de las peores noticias que podría tener y es que se despedía de su aventura londinense al echar el cierre a su restaurante StreetXo de la capital británica. Un sueño truncado en tan solo cuatro años y por la que se declaró insolvente, dado que las deudas que acumulaba eran tales que la supervivencia de su imperio estaba en peligro. El triunfo de sus propuestas gastronómicas en Londres no llegó a darle alegrías y es que el montante desembolsado no llegaba a cubrirse con los escasos ingresos que cosechaba. Las deudas se acumulaban y la crisis provocada por el coronavirus le dio la estocada final. Una situación económica delicada junto a Cristina Pedroche, su mujer y socia en los negocios, que le ha colocado en una difícil situación, de la que ha hablado ahora sin reparo alguno.

El chef ha hablado sobre el delicado horizonte económico en el que se encuentra tanto él como su mujer, Cristina Pedroche, quien va de su mano en su andadura gastronómica. Lo ha hecho confesando las “muchas deudas” que le atenazan en una entrevista concedida a ‘La Ventana’ de Cadena Ser. Una circunstancia complicada de la que, asegura, podrá salir airoso, dado que por fortuna tiene forma de pagar lo que debe: “Nosotros tenemos muchas deudas que vamos pagando”, confiesa David Muñoz sin tabúes.

Mantener su restaurante de Londres abierto era inviable por todos los sentidos y es que hacía aguas ante la imposibilidad de encontrar su sitio en el paladar de los británicos y sus turistas. StreetXo no ha conquistado al público como sí lo ha logrado sus ‘hermanos’ en Madrid, algo que, unido a la crisis sanitaria que ha impuesto restricciones al sector de la hostelería supuso el ocaso de su inversión londinense: “Cerrado nos costaba 50.000 euros al cambio cada mes. Tuvimos que pedir un crédito para mantenernos abiertos cuatro meses”, lo que asciende a 200.000 euros para sustentar un negocio en el que no se generaba ingreso alguno durante la cuarentena. Algo que hacía imposible la supervivencia del negocio.

“Tuvimos que decidir fríamente qué era lo inteligente. Tuvimos que dejar que un barco se hundiera y que no se hundiera la flota. Me hubiese llevado por delante a mis otros negocios y habría perdido muchísimo dinero”, confiesa David Muñoz en conversación con el citado programa radiofónico, que incluye en todo momento a Cristina Pedroche tanto en su situación económica, como en la toma de decisiones de qué hacer para no naufragar en los negocios de hostelería, aunque esta sea su especialidad.

Instagram

Eso sí, lo que David Muñoz, siempre de la mano de Cristina Pedroche como su mejor aliada, ha dejado claro que no tiene síntomas de debilidad, aunque la crisis sanitaria haya afectado especialmente al sector de la hostelería, donde él se ha impuesto casi como un rey. Pese a tener que despedirse de StreetXo en el pasado año, no le ha temblado el pulso a la hora de dar luz verde a un nuevo frente de negocio, con la apertura de un nuevo punto de encuentro con sus fans gastronómicos: “En 2021, en cuanto la cosa se normalice ligeramente, vamos a abrir otro restaurante nuevo”.