La guerra entre Antonio David Flores y Rocío Carrasco dura 17 años, pero ahora quien parece tener todas las de perder es él. Después de admitir ante un juez no tiene para mantener a sus hijos con sus ingresos y con la posibilidad en el aire de que pudiera incluso acabar en la cárcel por el contencioso que mantiene con su ex mujer, su situación es muy delicada.

David Flores Carrasco, adora a su padre, Antonio David Flores, con quien vive desde antes de alcanzar la mayoría de edad.

Rocío Carrasco no parece dispuesta a dar su brazo a torcer y Antonio David tiene ahora su mayor premio en el cariño incondicional sus dos hijos. Según parece, Rocío Flores Carrasco podría estar dispuesta a hacer alguna exclusiva para conseguir ingresos para ayudar a su padre, algo que no sería descartable que hiciera con su hermano. Son uña y carne y van unidos de la mano en esta guerra familiar sin cuartel, en la que si parafraseamos a Alba Carrillo, en su batalla con Fonsi Nieto, sus padres, los dos, salen perdiendo.

En noviembre, Antonio David Flores recibió el premio Libra por su lucha por la custodia compartida.

De momento, Rocío Flores Carrasco se ha limitado a los dardos envenenados hacia su madre en las redes sociales y solo ha aparecido una vez en televisión, para recibir a su tía Gloria Camila cuando regresó de ‘Supervivientes’, pero podría estar dispuesta a dar la cara y a hablar de su madre. 

Antonio David Flores no va a celebrar, una vez más, su cumpleaños con su madre, y va a estar apoyado, sin embargo, por su padre y la mujer de este, Olga Moreno, quien está siendo como una segunda madre de ellos. Aunque Rocío Flores Carrasco, más beligerante que su hermano, la califica directamente de ‘madre’.

El hijo menor de Rocío Carrasco y Antonio David Flores estudia Técnico de Gestión Administrativa y lleva una vida de lo más tranquila en Málaga, donde se instaló unos meses antes de alcanzar la mayoría de edad el año pasado. Esto supuso un litigio entre sus padres, que tenían hasta ese momento la custodia compartida. Rocío puso una demanda contra su exmarido por incumplimiento de custodia, pero al alcanzar su hijo la mayoría de edad decidió retirarla porque no había posibilidad alguna de que prosperase.

Olga Moreno mantiene una relación muy estrecha con los hijos de su marido. Antonio David y ella tienen una niña, Lola, a la que adoran Rocío y David.

David Flores Carrasco está dispuesto a lo que sea por su padre y la distancia no puede ser más grande con Rocío Carrasco. Una situación que se agravó en los tribunales el pasado mes de julio hubo un encuentro con su madre en los juzgados, que Antonio David relataba así: «Ha habido un encuentro entre madre e hijo, pero me ha roto el alma que no le haya dado ni un beso a su hijo. Independientemente del juzgado, de estas historias y de toda esta guerra, porque no deja de ser una guerra, se me ha partido el alma».

Después de esa tensa situación que describía Antonio David, su hijo publicaba en las redes sociales un elocuente mensaje de apoyo: «Gracias por escucharme y pelear por nosotros, papá. Todo esto que te pasa es porque me has ayudado a vivir contigo, Olga y mis hermanos».

David Flores no es el único que está dispuesto a arrimar el hombro para ayudar a su padre. También, paradójicamente, la familia de su madre. Su tío José Antonio, marido de Gloria Mohedano, ha sido el más contundente: «Si no retira su demanda contra su ex se arrepentirá toda su vida». Y fue aún más lejos: «Sea cual sea el resultado, ella va a perder. Si llevara a la cárcel al padre de sus hijos, la persona a quien ellos más quieren, los  perderá para siempre. La única posibilidad que tiene de que esos hijos le den un día un beso es retirando esa demanda».

Por su parte, Amador Mohedano ha dicho hasta la saciedad que no mantiene relación alguna con su sobrina, alineado en esa postura familiar de los Mohedano, con los que Rocío ha roto todos sus vínculos.

Otra aliada de David Flores Carrasco y su hermana es su tía, Gloria Camila, enemiga acérrima de Rocío Carrasco, contra quien ha soltado diatribas tremendas cada vez que un reportero se le ha acercado en la calle.

Rocío Carrasco, el pasado mes de julio, cuando se encontró con su hijo en los juzgados, pero no hubo ningún contacto entre ellos.

Muchos enemigos para Rocío Carrasco, que no ha querido explicar la naturaleza y los pormenores el conflicto familiar que hay detrás. En su línea, sigue guardando un férreo silencio, no se pronuncia sobre sus hijos ni sobre el padre de ellos, y solamente se expresa a través de los tribunales.

El tiempo dirá si las heridas familiares se cierran de una vez por todas.