david-delfin
David Delfín, muy afectado, es consolado por su pareja, un gran apoyo para él en estos momentos.

David Delfín quiso estar apoyando a la familia de Bimba Bosé y despedir a su amiga, pese a estar en un momento delicado de salud, pues él también está luchando contra el cáncer. 

Roto de dolor y acompañado por su pareja, el diseñador estuvo rodeado en este día tan duro para todos por sus amigos, con los que reaparecía en las redes sociales hace tan solo unos días, celebrando el Año Nuevo, ya que, según se ha publicado, no le había sido posible celebrarlo antes.

El pasado mes de septiembre hacía su última aparición pública para presentar un logotipo que había creado para la lucha contra el Sida, y explicaba cómo había descubierto la enfermedad en enero del año pasado, después de haber sufrido unos intensísimos dolores: “Empecé con todo este lío el 20 de enero. Salí del hospital el 28 de enero y el desfile en Cibeles era en febrero. De hecho, tenía una resonancia para decidir si me podía operar un sábado, un día después del desfile. Hice todo lo posible por que no os enterarais de nada”.  

El mismo David Delfín hablaba entonces de las secuelas de la enfermedad con la misma valentía que su amiga Bimba: “Me puedo emocionar y hasta llorar, porque estoy muy susceptible. Es una frivolidad lo que voy a decir, pero es un paso importante para mí mostrarme, como estoy, débil, delicado, con la quimio… La radio la hice, pero todavía no tengo el resultado, porque después de la operación todo se queda patas arriba y no se sabe qué efecto ha tenido. Parezco un hamster… -nos dice con humor-. Esta mañana me daba cosa… Antes de tenerme que operar estaba con el ejercicio, con el deporte, muy exhibicionista, con fotos en el ascensor… Hoy me miraba en el espejo y no me reconocía, pero está bien mostrarme así. Estoy fuerte, aunque esta temporada no haga el desifle en Cibeles la próxima lo haré”.