David Bustamante se queja de las críticas tras engordar casi 9 kilos y perder los abdominales

David Bustamante ha expresado su dolor al escuchar según qué cosas sobre su cuerpo, ahora que se ha despedido de los abdominales al engordar 9 kilos

Si la vida de cualquier mortal es un ir y venir de aventuras, un carrusel que sube y baja y te descoloca cada cierto para recordarte que estás vivo, cómo los kilos no iban a formar parte de esta ecuación. Hay épocas en las que el peso sube y otras en las que nuestra silueta recupera su ser, algo que David Bustamante ha llevado con normalidad, dado que desde que saltase a la fama ha lucido abdominales y barriguita según le sonreía la fortuna y el gym.

Bustamante y Yana Olina adelantan por la derecha a Paula y Miguel

9Bustamante, acostumbrado a las habladurías

Tal y como reconoce el propio David Bustamante, sobre su cuerpo se ha hablado hasta la saciedad desde que se bajase del andamio y se subiese a un escenario. Ha pasado de ser un icono de sensualidad a un adorable padre con tripita, para después recuperar los músculos y volver a perderlos. Su cuerpo está frenético y a él no le importa lo que se diga: “No sé qué tengo, pero se habla mucho… a veces sin saber”, asegura en ‘Liarla Pardo’, en laSexta.

8Defiende su derecho a engordar sin críticas

Cada uno tiene sus motivos si subes peso o no. Lo que me parece extraño es que, si estamos luchando todos por la igualdad y que no se puedan ni se deban decir cosas sobre la mujer, tampoco se deberían decir sobre los hombres”, defiende David Bustamante, que no comprende por qué hablar sobre el físico de otro es un deporte muy extendido.

Bustamante y Yana Olina tiene el plan perfecto para no aburrirse

7¿Por qué ha subido tanto de peso?

Bustamante se ha sincerado en su entrevista con Cristina Pardo, confesando que “hay etapas en las que igual se tiene más ansiedad. Hay gente a la que la ansiedad le da porque se le cierre el estómago y a otros nos da por comer, y tienes preocupaciones, te persiguen todo el día, te machacan… y yo soy una persona muy sensible”, denunciaba el cantante.

6Los ocho kilos y medio que marcan la diferencia

Tal y como ha reconocido el propio David Bustamante, la diferencia entre sus abdominales perfectos y su estado actual son 8,5 kilos: “Pero la tele y los móviles nos hacen mucho daño”.

5La dieta, la tarea que se le resiste

Aunque David Bustamante hace mucho deporte a diario para no perder la tonificación muscular que ha roto tantos corazones y levantado tantos suspiros, la alimentación es importante. Eso sí, este punto es en el que falla, porque le cuesta seguir una estricta dieta que le prohíbe comer lo que realmente le regala una sonrisa: “Otra cosa es que no puedas llevar bien una dieta como antes. No tengo 25 años, tengo 37 y cada vez me cuesta más”.

4El mensaje que le envía a quienes le critican

Entreno todos los días y, a cualquiera que me llame gordito, le animo a que entrene un día conmigo, a ver si tiene ganas”, reta a las personas que han encontrado en su físico un motivo de burla y hacer chanza en las redes sociales.

3¿Debe un cantante tener cuerpo de modelo?

Al parecer, se mezclan mucho el hecho de que para triunfar en la música debes tener algo más que una portentosa voz. También necesitarías un cuerpo de escándalo. Esto no lo comparte David Bustamante: “Pero ¿sabes qué pasa?, que yo soy cantante, no soy modelo. Ojalá en su día vuelva a marcar abdominales, sobre todo, porque a la hora de ponerme ropa me queda todo bien, y ahora tengo que mirarlo más”, se ríe el cantante, que ha optado por tomarse a broma estos comentarios, aunque a veces causen dolor.

2El peligro de esta moda en las redes

“Cuando vivimos tan aislados y pensamos que estamos acompañados y limitamos nuestras conversaciones a estar con la gente que no está presente y no compartes, no miras a los ojos, no tocas piel, no das la mano… Te deshumanizas y nos está haciendo mucho daño. Estamos perdiendo eso y es una pena”.

1Bustamante y cómo usa él las redes sociales

David Bustamante ha entendido las redes sociales como un escaparate para su trabajo profesional y, de vez en cuando, para sus asuntos personales y familiares: “Hay cosas que no me apetece compartir, que son mías. Me gusta ser de verdad y si lo publico es porque es natural o porque tengo que contar algo de trabajo, o porque estoy contento. Es mi forma de ser y con la que yo estoy cómodo”, sentencia.