Cristina Pedroche rompe un tabú en las redes sociales y las críticas son feroces

Cristina Pedroche ha utilizado sus redes sociales para hablar sobre la regla y contestar a algunas dudas de sus seguidoras. Además, también ha tenido que hacer frente a las críticas de aquellos que veían inapropiada estas conversaciones en público

Aunque hace varios años que las copas menstruales se convirtieron en una opción a las compresas y los tampones, hoy en día todavía son muchas las mujeres que no se han animado a usar este producto que, según sus adeptas, les ha cambiado la vida. Una de estas personas es Cristina Pedroche que, tras confesar en una storie que es una de esas usuarias devotas a la copa menstrual, ha recibido tal avalancha de dudas y preguntas que ha decidido hacer un post para resolverlas.

“Hoy he subido una story diciendo que usaba la copa menstrual y he recibido muchísimos mensajes. Unos positivos, contándome que ellas también la usaban y estaban muy contentas, otros negativos, diciéndome que era una guarrada que lo contara (estos por supuesto los obviaré) y otros mensajes con muchas dudas. Las comparto y os cuento mi experiencia”, escribe Cristina antes de entrar de lleno en el tema.

La primera de las preguntas a la que ha respondido es sobre el tiempo que debe pasar entre cada cambio. “Me la cambio antes de irme a trabajar y me aguanta todo el día hasta que llego a casa. Unas 10 horas, puede estar hasta 12”, revela Pedroche que, además, confiesa que desde que la utiliza se ha dado cuenta de que no sangra tanto, “con las compresas aunque solo sea una gota parece que se mancha mucho más”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hoy he subido un story diciendo que usaba la copa menstrual y he recibido muchísimos mensajes. Unos positivos, contándome que ellas también la usaban y estaban muy contentas, otros negativos, diciéndome que era una guarrada que lo contara (estos por supuesto los obviaré) y otros mensajes con muchas dudas. Las comparto y os cuento mi experiencia. -¿Cada cuánto la cambias? Es fácil crearse una rutina. Me la cambio antes de irme a trabajar y me aguanta todo el día hasta que llego a casa. (Unas 10 horas, puede estar hasta 12h). Nunca jamás la he llenado más de la mitad. Siempre pensé que sangraba mucho pero con la copa te das cuenta de la realidad. Con las compresas aunque solo sea una gota parece que se mancha mucho más. . -¿Haces deporte con ella puesta? POR SUPUESTO. Corro, hago yoga, hago pinos…No se nota nada, no duele, no molesta…y si lo hace es porque no está bien colocada, así que, sácala, lávala y vuélvela a poner. . -¿Cómo la limpias? Antes de usarla en cada ciclo la meto en agua hirviendo. Después entre puesta y puesta simplemente la lavo bien con agua calentita. Y cuando termino la vuelvo a hervir para ya guardarla hasta el siguiente mes. . -¿Es fácil de usar? A ver, la verdad es que es súper fácil, pero las primeras veces (como en todo) es raro. Pero como mucho en un par de meses te convertirás en experta. (Yo al principio me metía en la ducha para quitarla porque me daba cosa que se me cayera). . -¿Qué talla usas? Normalmente se mide con dos variables, si has tenido hijos o no y si tienes más de 30 años o menos. En cada caja te lo explican muy bien. . -¿Qué marca usas? Hay mil marcas. Las que no me convencen mucho son las de colores, creo que no es necesario ponerle un color rosa a la copa. Parece que es para que no se vea la sangre. Y la verdad, es mi sangre. No me da asco. Y la sangre no huele. Quitaos ese pensamiento. Lo que pasa es que algunas compresas y tampones llevan perfumes y productos químicos como los blanqueantes que afectan al olor. Al llevar todos estos “ingredientes” es obligatorio cambiarlos cada 4 horas como máximo. . El uso de la copa menstrual no solo te beneficia a ti sino también al medio ambiente. 🌎❤️

Una publicación compartida de cristipedroche (@cristipedroche) el


La de ‘Zapenado’ también asegura que se puede practicar deporte con la copa puesta, es más, ella no ha cambiado su rutina y sigue corriendo, haciendo yoga y pinos como si nada. “No se nota nada, no duele, no molesta… y si lo hace es porque no está bien colocada, así que, sácala, lávala y vuélvela a poner”, aconseja.

Uno de los temas más espinosos puede ser el de la limpieza, sobre el que también ha hablado. “Antes de usarla en cada ciclo, la meto en agua hirviendo. Después, entre puesta y puesta, simplemente la lavo bien con agua calentita. Y cuando termino la vuelvo a hervir para ya guardarla hasta el siguiente mes”, cuenta Cristina, que no duda en asegurar que comprarse la copa menstrual ha sido “una de las mejores decisiones que tomé hace ya muchos meses”.

Para terminar, ha querido desmontar un falso mito, que la sangre huela, “quitaos ese pensamiento. Lo que pasa es que algunas compresas y tampones llevan perfumes y productos químicos como los blanqueantes que afectan al olor. Al llevar todos estos ‘ingredientes’ es obligatorio cambiarlos cada 4 horas como máximo”, explica.