Posiblemente, esta última semana haya sido la más complicada de la vida de Cristina de Borbón. La hermana del rey Felipe VI ha tenido que declarar ante la Justicia por el casos Noos. Con esta declaración Cristina de Borbón ha alcanzado el dudoso honor de convertirse en la primera infanta de España o el primer miembro de la Casa Real en declarar ante un tribunal de Justicia.

La infanta Cristina durante su declaración por el Caso Noos
La infanta Cristina durante su declaración por el Caso Noos

Pasado el trago de declarar, Cristina de Borbón abandonó los juzgados de Palma de Mallorca con una sonrisa que desvelaba cierto alivio, quizás por poder dejar atrás el revuelo mediático. Acogiéndose a su derecho, Cristina de Borbón manifestó al tribunal su intención de no asistir al resto de sesiones del juicio en el que se piden hasta 19 años de cárcel para su marido, Iñaki Urdangarín.

Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarín abandonando los juzgados de Palma de Mallorca tras declarar
Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarín abandonando los juzgados de Palma de Mallorca tras declarar

Cristina de Borbón regresa estos días, por tanto, a la cotidianidad de su día. Es decir, vuelve al oasis de tranquilidad y discreción que la vida en Ginebra les permite a ella y a toda su familia. La familia Urdangarín- Borbón decidió mudarse a Ginebra en agosto de 2013 ante la expectación mediática y por cierto clima de rechazo en la sociedad barcelonesa que antes les había acogido.

La Infanta era hasta hace unos días la encargada de coordinar los proyectos que la Fundación La Caixa tiene con diversas agencias de la ONU con sede Ginebra (ha pactado estar fuera de esta empresa, sin sueldo, hasta que acabe el juicio). A este trabajo, Cristina de Borbón había sumado nuevas responsabilidades en la Fundación de Aga Khan, propiedad del multimillonario príncipe e íntimo amigo de su padre, el rey emérito Juan Carlos I. 

Cristina de Borbón en una foto de archivo por las calles de Ginebra
Cristina de Borbón en una foto de archivo por las calles de Ginebra

A lo largo de estos tres años, desde su traslado al país helvético, se han publicado todo tipo de informaciones sobre el costoso nivel de vida que Cristina de Borbón y su familia llevarían en Suiza. Ejemplo de ello sería el alquiler de su vivienda de alto standing, las medidas de seguridad y el alto precio del exclusivo colegio donde estudian los cuatro hijos del matrimonio y que, según El Correo, su factura podría ascender hasta los 120.000 euros al año. En la Internacional School of Geneva han estudiado Michael Douglas e Indira Ghandi, ex primera ministra de India, entre otros ilustres.  

La infanta Cristina con su hija Cristina en Ginebra donde residen con el resto de su familia
La infanta Cristina con su hija Irene en Ginebra donde residen con el resto de su familia