Sara Carbonero: lo que le une y le separa de Paula Echevarría

Sara Carbonero tiene muchas cosas en común con Paula Echevarría. De hecho, sus carreras secundarias (una es periodista y la otra actriz) son idénticas. Ambas tienen una reputación online espectacular y publican un blog que siguen millones de personas por el que seguramente cobran no sé cuántas veces más que el salario medio de cualquier español. Ojo, porque ellas lo valen.

Sara Carbonero ha dosificado más su imagen pública que Paula Echevarría, sobre todo porque vive fuera de España.

Paula Echevarría y Sara Carbonero tienen millones de seguidoras para quien son casi una religión. En estos tiempos en los que salpicamos nuestro discurso con anglicismos absurdos, diremos que ambas son ‘influencers’ y ‘bloggers’, lo que viene a ser que tienen tanto predicamento que cada cosa que se ponen se agota en las tiendas, y que utilizan Internet para hablarnos de sus ‘movidillas’, en el caso de la mujer de Iker Casillas, y la actriz de ‘Velvet’ para mostrarnos sus estilismos (siempre me he preguntado quién le hace las fotos, por cierto, y con qué frecuencia).

Ambas nos convocan a los medios cada cierto tiempo y nosotros vamos encantados, porque son dos personajes que a nuestras lectoras les encantan, y siempre te dan algún buen titular. En este caso suele ser más generosa Paula que Sara, mucho más evasiva y lacónica. Hablo por experiencia. Sentarse con la hija de Ángela Molina en ‘Gran reserva’ es una experiencia mucho más gratificante, porque aborda los temas no como si fuera un teletipo sino como una buena redacción, con sus puntos, sus puntos y comas, y sus párrafos. Con la periodista deportiva a veces cuesta sacarla del monosílabo.

Paula Echevarría está viviendo el momento mediático más delicado de su vida.

En cuanto a la gestión de su vida personal, tienen muchas cosas en común, aunque Sara juega con la ventaja de vivir en Oporto, lo que le da un halo de misterio que no tiene la ex de Bustamante, de quien tenemos fotos hasta cuando va al dentista. Ambas, a mi juicio, tuvieron un tropiezo mediático grande. El de la periodista, cuando ya estando casada, en una convocatoria de prensa en Madrid, jugó al equívoco, lo que enfadó a muchos de sus colegas, que se sintieron engañados. El de la actriz cuando, todos conscientes de que estaba separada del cantante de ‘No soy un Superman‘, dijo aquella frase, que podría ser el resumen de ‘Poltergeist’ o ‘El sexto sentido’: «En mi casa pasan cosas».

A mí me encantan las dos y qué dedo me cortas que no me duela, porque dados los tiempos que vivimos aportan un toque de glamour necesario si no queremos que el ‘star system’ español acabe convertido en un lodazal.