Bibiana Fernández confiesa lo que otros callan

Nunca osaría yo en adjetivar ni para bien ni para mal a Bibiana Fernández, porque es una persona tan inabarcable que las palabras se me quedan cortas, pero ella misma ha (no diré admitido, porque no tiene nada que admitir) afirmado que es una viciosa.

Bibiana Fernández, de 63 años, ha vivido un año 2017 muy duro, pero ella nunca tira la toalla.

«Yo tengo muchos placeres, soy muy viciosa. Yo creo que he nacido para el placer», ha declarado Bibiana Fernández en Vanity Fair, muy en la línea de otras declaraciones que le hizo a Bertín en su programa. La actriz y colaboradora televisiva afirmó entonces que ‘la vida hay que gastarla’. Pocos días más tarde, la entrevisté para una campaña promocional de Torremolinos y me dijo que le daría mucha pena haber llegado a los 62 y estar como nueva…

El hedonismo, para según qué personas, tiene muy mala fama, cuando debería ser todo lo contrario. Qué sería la vida sin el placer y sin los vicios que cada uno tenga y que no voy a enumerar aquí para que no me acusen de hacer apología de nada. Bibiana Fernández es una superviviente de todo, hasta de sí misma (asegura haber tomado de todo hasta para estar muerta unas cuantas veces), y tiene una característica que la hace muy fuerte: no es rencorosa.

Bibiana se enfrenta a los problemas como parte de la vida y no los convierte en su centro gravitatorio. Que pierde la casa, pues se muda a otra de alquiler, que se le mueren los amigos, cuida sus recuerdos físicos o emocionales como tesoros, que tiene una ruptura, se acuerda de lo que esa persona le proporcionó cuando les iban las cosas bien. O mal, porque siempre le gustaron los malotes, consciente de que todo pecado tiene después su penitencia.

La muerte de David Delfín ha sido un durísimo golpe para la actriz.

Por pocas personas siento yo una admiración tan grande como por Bibiana Fernández. Cuando llegué a Madrid y era un estudiante me la encontré en un restaurante que ya no existe, muy cerca de la Puerta del Sol. Uno del grupo que estábamos comiendo en la mesa de al lado se acercó a decirle que era el cumpleaños de mi amigo Claudio y, cuando él regresó del baño, se levantó y como una Marilyn Monroe gigantesca, porque siempre ha sido muy alta en toda la extensión de la palabra, le cantó el ‘Happy Birthday’. Y mi amigo se sintió un poco Kennedy.

Bibiana Fernández seguirá vigente hasta el día que deje este planeta, porque es de ese tipo de personajes que están muy por encima del trabajo coyuntural que puedan tener, de la obra o la película que deban promocionar. Como Lola Flores, con quien tiene en común mucho más de lo que parece, como Liza Minnelli, quien también ha seguido la filosofía de ‘gastar la vida’, o Barbra Streisand, atemporal y brillante.

Por eso y por mucho más, no nos podría gustar más que seas una viciosa, Bibiana. Y nos encanta que lo cuentes. Cuántos deberíamos aprender de ti.