Concha Velasco, muy recuperada, vuelve al trabajo: «No tengo tratamiento y estreno una obra de teatro en septiembre»

Ha sido un palo muy duro, pero Concha Velasco está ya mucho más animada. Tras una etapa dificil, en la que se le detectó un linfoma, y tras varias operaciones que comenzaron por una apendicitis que derivó en peritonitis, la actriz va recuperando su ritmo de vida: «Qué gusto estar aquí esta noche, en el teatro, viendo La venganza de don Mendo«, nos dijo en Los Jardines de Sabatini, de Madrid, donde anoche se estrenó esta divertida función.

Artista polifacética que ha tocado, y con éxito, todos los palos del mundo del espectáculo, es el teatro su pasión confesa: «Quería haber ido a Mérida, al festival, a ver La Iliada, en griego, pero era un viaje demasiado cansado con este calor. Prefiero ir poco a poco, que aún me encuentro un poco débil».

-Normal, Concha, ha sido una etapa complicada, pero se te ve fenomenal…

-Me encuentro muy bien. Gracias a Dios estoy limpia, sin tratamiento de ningún tipo. El día 5 de agosto comienzo los ensayos de Olivia y Eugenio con José Carlos Plaza. Estoy muy contenta e ilusionada. Esto es una obra que tenía firmada con mi productor, Cimarro, desde antes de todas estas operaciones.

Concha-Velasco en el estreno de La venganza de don Mendo Jardines de Sabatini

Concha Velasco, anoche, muy guapa, a su llegada a los Jardines de Sabatini, en Los Veranos de la Villa: «He adelgazado mucho», nos dice.

 

-Y te has cortado el pelo y estás más rubia…

-Sí, me lo quiero dejar blanco, voy poco a poco. 

-La obra que estrenas es una superproducción, a lo grande…

-Es una obra muy dura sobre una mujer que tiene cáncer. Cimarro compró los derechos y hay que estrenarla en España antes que en Londres. Es lo firmado. Va a ser una gran función. Y me va a hacer el vestuario Lorenzo Caprile. ¡Siempre he querido que me vista Caprile pero como está tan ocupado nunca lo había logrado! Me habría encantado que me hubiera vestido cuando el Goya de Honor. Y mira, ahora lo he conseguido. Lo malo es que he adelgazado mucho y tengo que recuperar. Han sido unos meses muy duros, pero ya estoy bien, gracias a Dios. Estoy encantada -nos dice Concha en alusión a las complicadas operaciones que ha sufrido en estos meses. Una etapa felizmente superada, y tras la que que ahora vuelve a hacer lo que más le gusta: ensayar y volver al teatro.