Concha Velasco anuncia que tiene cáncer

La propia Concha Velasco, que tiene 74 años, ha revelado que fue el pasado 19 de mayo, diez días después de que le extirparan unos ganglios en el páncreas, cuando los médicos le dieron la terrible noticia. Tras el lógico shock, y conociendo su carácter de luchadora, Concha ha plantado cara a la enfermedad y afronta con renovadas fuerzas la situación. En los próximos días se conocerá el grado del linfoma y el tiempo que durará el tratamiento. Sabe que será duro, pero no le falya el apoyo y compañía de sus hijos, Manuel y Paco, quienes junto a su nieto Samuel son lo más imprtante para ella.

concha-hijos

Concha Velasco con sus dos hijos, Paco, nacido de su matrimonio con Paco Marsó, y Manuel, habido en una relación anterior.

En los últimos meses, Concha Velasco ha sufrido serios problemas de salud que comenzaron en diciembre último cuando empezó a sentir fuertes molestias intestinales. El 3 de abril fue operada de urgencia de peritonitis. Unos días después  volvió a pasar por el quirófano por una hernia y el 9 de mayo le extirparon unos ganglios en el páncreas. Momentos duros difíciles como declaró en Semana a Nacho Fresno: «He estado a punto de morir y he pasado mucho miedo». Pensaba que tendría que ser intervenida de nuevo para extirparle la vesícula, pero el diagnóstico ha sido mucho más preocupante.

concha-hecuba

La querida artista tuvo que suspender las representaciones de Hécuba el 2 de abril, pues al día siguiente fueoperada de urgencia de peritonitis.

La revelación hecha por Concha Velasco de que padece un cáncer ha causado una profunda conmoción, pues a sus 74 años es historia viva del cine, el teatro y la televisión de nuestro país. Precisamente cuando operada de urgencia el 3 de abril pasado, Concha estaba representando la obra Hécuba. En el plano personal, Concha estuvo casado desde 1977 hasta 2005 con el actor y productor Paco Marsó con quien tiene un hijo también llamdo Paco. Además, Concha aportó al matrimonio un hijo, Manuel Martínez Velasco. Ahora, ellos son su auténtico refugio.