¿Comes fuera? Consejos para elegir correctamente

A diario, escucho en consulta que es muy difícil o casi imposible "ponerse a dieta" si se tiene que comer a diario fuera de casa por razones de trabajo.

Lo primero que les digo, es que borren de su cabeza el concepto “ponerse a dieta” e incorporen el de “llevar un estilo de vida saludable” en el que pueden seguir comiendo de forma diaria en restaurantes sin tener que poner en riesgo su objetivo de pérdida de peso, controlar alguna patología o, simplemente cuidarse.
Por norma general, frecuentamos restaurantes que nos ofrecen menú del día en el que aparecen varias opciones de primer plato, varias opciones de segundo plato, bebida y postre. Dentro de esas opciones, encontraremos platos que serán más saludables que otros o que por otros motivos sean más adecuados para nosotros, por lo que si tenemos claro que queremos llevar un estilo de vida saludable y cuál es nuestro objetivo, nos será mucho más fácil hacer mejores elecciones a la hora de comer fuera de casa.

Lo primero de todo, la bebida que sea siempre agua. No hay mejor líquido para mantenernos hidratados y, si queremos darle un toque de sabor nos bastará con pedirle al camarero que nos sirva una rodajita de un cítrico como la lima o el limón.

Cuando llegue la hora de pedir nuestra comida es importante que leamos toda la carta para ver qué combinaciones podemos hacer. Importante, que la verdura este siempre presente en nuestras comidas principales dándole la prioridad que se merece y no como una simple guarnición por lo que nuestro primer plato puede ser un plato de verdura en forma de ensalada, cremas o salteados. De este modo, nos estaremos saciando y el aporte calórico será más bajo.

Una vez que hemos cumplido con nuestra ración de verdura llega el momento de elegir la proteína , pudiendo elegir entre proteína animal o proteína vegetal como las legumbres. Es muy importante que nos fijemos en las técnicas culinarias utilizadas y nos inclinemos hacia aquellas más ligeras como el horneado, plancha o cocidos. Además, debemos ser precavidos y preguntar qué tipo de guarnición acompaña a estos platos y si son las típicas patatas fritas pedir que os las cambien por patatas cocidas u otra verdura.

Otro aspecto que debemos de cuidar a la hora de comer fuera es el pan. Seguramente, lo primero que os traigan sea un bollito de pan, por lo que si sabes que vas a terminar por comértelo entero lo mejor será que pidas que te lo retiren de la mesa. No nos engañemos, si no lo tenemos a nuestro alcance no lo comeremos.

Llega la hora del postre y que mejor dulce que la fruta fresca. Seguro que a veces el camarero olvida nombrarla cuando os esté informando de los postres que tienen disponibles, pero no te alarmes, si le preguntas seguro que te dice las opciones de fruta que tenéis disponibles. Si sois más de café o té después de comer también será una buena opción siempre y cuando no le añadáis azúcar y si también evitáis el edulcorante mucho mejor.

Por último y no menos importante, escucha tu sensación de saciedad. No es necesario que te comas todo lo que hay en el plato.

No olvidéis que nosotros somos los que elegimos que comer en cada momento, simplemente debemos de cambiar el enfoque y seleccionar las opciones más saludables para nosotros. Os sorprenderéis de la gran variedad de platos saludables y ricos que nos ofrecen.

ANA BELÉN LÓPEZ:  NUTRICIONISTA DEL ESPACIO JG FITNESS COACHING
Calle Sagunto 15, Madrid.
www.jgonzalez-fitnesscoaching.com

Más contenido .....