Según el acuerdo que tienen establecido, Colate y Paulina Rubio tienen una semana cada uno a su hijo, Andrea Nicolás, de seis años. Pero estos plazos casi nunca se cumplen, ya que la cantante mexicana se salta los plazos y son muchas las ocasiones en las que no entrega el niño a su exmarido cuando le corresponde. Por este motivo Colate ha demandado a su ex y hoy tienen el juicio en Miami. El empresario español, que nos acaba de contar, que tiene problemas para llegar a fin de mes, ya que la vida en esa ciudad es muy cara, se defiende él mismo ante los abogados de la cantante mexicana.

Colate
Colate ha denunciado a Paulina porque incumple constantemente las visitas de su hijo.

Han sido muchas las ocasiones en las que Paulina Rubio le ha cambiado los días en los que le entregaba al niño, pero la gota que colmó el vaso y por eso ha tenido que tomar medidas legales, fue las pasadas navidades, cuando a Colate le correspondía estar con su hijo y tenía todo organizado para pasar con él las vacaciones en Santo Domingo junto a su hermana Samantha Vallejo-Nágera y sus cuatro sobrinos. Pero Paulina no le entregó al niño hasta días después.
El empresario español asegura que ha querido mantener una relación civilizada con su exmujer, pero que todos los intentos han caído en saco roto: «Siempre me cambia los horarios y los días de las visitas del niño. No he tomado medidas legales con anterioridad porque he intentado mantener una relación cordial, por que civilizada es imposible. Paulina es muy difícil«.

Paulina
Paulina Rubio se acaba de separar de su última pareja, Gerardo Bazúa, con el que tiene un hijo. Parece que también con él tiene problemas por las visitas del niño.

A Colate le encantaría vivir en España, donde está su familia y sus amigos, pero hasta que Andrea Nicolás no sea algo mayor tendrá que seguir viviendo en Miami. El tiempo que le toca estar con su hijo se dedica por completo al pequeño: «No puedo trabajar todo el rato porque cuando estoy con mi hijo me dedico cien por cien a él. Yo le levanto a las siete y media de la mañana, le llevo al colegio, le recojo, le hago la comida…Y como, además, su madre no me lo entrega en los plazos acordados no puedo organizarme»

Entre tantos problemas con la madre de su hijo, la vida le sonríe en el plano sentimental, ya que después de cinco años solo, ha vuelto a encontrar el amor. Un joven que no tiene una proyección pública y de la que no quiere dar muchos detalles: «Nos presentaron unos amigos en común y surgió el amor. La verdad es que no me lo esperaba porque en Miami es muy complicado encontrar una persona para tener una relación».

Colate-hijo
Cuando está con su hijo, Andrea Nicolás, de seis años, el empresario español se dedica por completo a su faceta de padre.