Charlene Wittstock, shopping de día, princesa de noche

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Charlene, a las puertas de su casa en París, tras la larga jornada de compras.

Vestida de manera cómoda y casual, con un conjunto en tonos beis, sandalias sin apenas tacón y bolso de Louis Vouitton, Charlene acabó la jornada cargando el coche con un sinfín de bolsas de Ralph Lauren, Dior, Chanel… camino de su domicilio parisino, donde descansó unas horas antes de volver a salir, ahora con un impresionante vestido rojo, para cumplir con una cita oficial antes de regresar a Montecarlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tras descansar unas horas en su residencia parisina, Charlene se puso este espectacular vestido rojo para cumplir con un compromiso oficial.