Hasta ahora, en las escasas apariciones públicas que ha hecho desde que se hizo oficial el embarazo, el pasado mes de mayo, apenas se había podido ver su figura redondeada, propia de una embarazada. Quizás al ser el primer hijo, una persona atlética y en los años pasados nadadora profesional, ha podido influir para que su peso y sus volúmenes no se hayan disparado. Sin embargo, ya en el último trimestre de gestación, la tripa de la Princesa crece día a día. Incluso se ha especulado con que podrían ser mellizos, algo que no ha sido confirmado por el Principado de Mónaco.

Charlene-2

La princesa Charlene, de 36 años, dará a luz en diciembre al heredero monegasco. 

Desde que el 2 de julio de 2011 Alberto de Mónaco y Charlene Wittstock se dieron el «sí, quiero», en la catedral de Montecarlo, la noticia de la llegada del heredero era una de las más esperadas. Alberto tiene dos hijos reconocidos, pero al nacer fuera del matrimonio, nunca podrían entrar en la línea sucesoria. La llegada del hijo de la pareja desplaza a Andrea Casiraghi, que era hasta ahora el segundo en línea sucesoria del Principado.

Charlene-3

La esposa de Alberto de Mónaco está feliz ante la llegada de su primer hijo.