Jennifer Lawrence y Cooke Maroney ya son marido y mujer. La actriz de los juegos del hambre y el director de la galería Gladstone Galley se han dado el «sí, quiero» este sábado 19 de octubre en el impresionante castillo Belcourt de Newport, en Rhode Island.

Con esta boda de ensueño, celebrado en la impresionante mansión inspirada en el pabellón de caza de Luis XIII en Versalles, la pareja poner el broche de oro a sus ocho meses de relación. La actriz y el galerista se conocieron gracias a una amiga en común, Laura Simpson. Ambos se comprometieron en febrero. Pese a que son muy pocos los detalles que han transcendido del evento, se ha hecho público que la oscarizada actriz habría vestido un look nupcial de DIOR.

Un día antes, la pareja organizó su cena de ensayo en Rhode Island. En una carpa blanca, sus más de 140 invitados disfrutaron de un suculento menú, tal y como recoge la revista People. En esta celebración fueron vistas Kris Jenner, Cameron Díaz, Emma Stone, Ashley Olsen y Adele.

Hace unos meses, en una entrevista con Catt Sadler, Jennifer Lawrence reconoció que Maroney es el hombre de su vida y que estaba deseando contraer matrimonio con él y adquirir su apellido. «Él es el único, sé que suena un poco estúpido pero realmente lo es«, comentaba.