Jennifer Lawrence está embarazada de su primer hijo, fruto de su relación con Cooke Maroney. Aunque no hay confirmación de la noticia, ella ha sido fotografiada presumiendo de barriguita de embarazada.


Después de confirmarse el embarazo de Kylie Jenner, fruto de su relación con Travis Scott, las noticias buenas siguen llegando. Y es que se acaba de conocer que Jennifer Lawrence, la actriz conocida por su papel en ‘Los juegos del hambre’ está embarazada de su primer hijo a los 31 años. 

Aunque no hay confirmación por parte de la actriz ni de su pareja, el galerista de arte Cooke Manroney, unas imágenes publicadas por el periódico británico Daily Mail dejan claro el estado de Jennifer Lawrence. La actriz pasea por las calles de Nueva York con un peto estampado de flores y la vemos presumir de avanzado estado de gestación.

No hay duda de que es una gran noticia para la pareja, que está deseando conocer la carita del bebé que esperan. Jennifer Lawrence y Cooke Manroney empezaron su relación en junio de 2018 y con la llegada de su primer hijo ponen un broche perfecto a tres años de felicidad. La pareja se comprometió ocho meses después de empezar a salir. Se dieron el ‘sí, quiero’ el 19 de octubre de 2019 en la mansión Belcourt en Newport en Rhode Island.

Jennifer Lawrence espera su primer hijo con Cooke Maroney

© Gtres.

La última vez que vimos a la actriz en un acto público fue a principios del mes de julio cuando acudió en solitario a la París Fashion Week para ver las últimas tendencias. Allí fue fotografiada saliendo de su hotel con un elegantísimo vestido camisero blanco con lunares negros. Aunque ya estaría embarazada, nadie pensó que podría estar en estado. Aunque ya sabía la noticia, Jennifer Lawrence todavía no tenía barriguita. Tanto es así que no dudó en marcar su cintura con un cinturón negro.

La última vez que la vimos fue en julio, sin rastro todavía de su embarazo

© Gtres.

Mientras pueda, Jennifer Lawrence seguirá cumpliendo con sus compromisos profesionales, los que tuvo que parar por culpa de la crisis provocada por la pandemia de Covid-19. La actriz volvió a un set de rodaje en diciembre de 2020 para cumplir con su presencia en la película ‘Don’t Look Up’, dirigida por Adm McKay y donde coincide con otras estrellas como Leonardo DiCaprio, Cate Blanchett o Meryl Streep, entre otros.