Hace unas semanas, Gwyneth Paltrow se convertía en noticia por agotar las velas que huelen a su vagina. Un curioso artículo que puso a la venta en la compañía que es de su propiedad, Goop.com, y que se convirtió en el objeto más deseado. Ahora, la actriz ha ofrecido una entrevista en televisión -en el programa ‘Late Night with Seth Meyers’- donde ha confesado que cuando creó la vela estaba drogada. 

Bajo los efectos de un  té de setas alucinógenas

«Al principio era una broma porque percibí un olor agradable y dije: ‘huele como mi vagina’. Estaba bromeando, obviamente». Añadía que no se esperaba que el controvertido nombre fuera a ir en el producto final. Y es que cuando ideó la vela estaba bajo los efectos de las drogas: estaba probando un té de setas alucinógenas.

Lo que comenzó siendo una divertida broma se convirtió en un auténtico éxito de ventas que se agotó a las pocas horas. Un artículo que la intérprete ha denominado como un «poco punk rock. (…) Entonces, esto es solo un poco, ya sabes, una vela subversiva para todos nosotros».

Se trata de una vela aromática que tiene un precio de 75 dólares (67 euros) y que cuenta con un «aroma divertido, hermoso, sexy y maravillosamente inesperado». La fragancia es una mezcla de «geranio, bergamota cítrica y partes de cedro yuxtapuestos con rosa de Damasco y semillas de ambrete que recuerda a la fantasía, la seducción y un calor sofisticado».

La actriz realizaba estas declaraciones en plena promoción de su nueva serie documental para Netflix, ‘The Goop Lab’.