Dolores Aveiro, la madre de Cristiano Ronaldo, está de enhorabuena, y es que acaba de recibir el alta médica y ya puede continuar su recuperación en casa y rodeada de los suyos, más o menos. La madre del futbolista sufrió un derrame cerebral antes de que se estableciese el estado de alarma en casi todos los países de Europa, como es el caso también de Portugal, donde se encontraba Dolores Aveiro cuando sufrió este grave bache de salud. Concretamente se encontraba en Madeira, cuando tuvo que ser ingresada de urgencia y permaneciendo en la unidad de cuidados intensivos durante más de una semana, de las tres semanas que ha permanecido ingresada en el Hospital Doctor Nelio de Mendoça de Funchal.

Pero Dolores Aveiro ya está recuperada y ya puede continuar los avances en el proceso de sanación tras sufrir un derrame cerebral desde la comodidad de su casa. Así lo ha celebrado la madre de Cristiano Ronaldo en su cuenta personal de Instagram, donde ha vuelto a compartir un tierno mensaje de agradecimiento hacia todos los que han estado dedicándole sus oraciones: “Tengo suerte de vivir para amar a mi familia y tenerlos cerca de mí. He vuelto con paz en mi corazón y pensando que por qué juzgar el color de la piel, la ropa que llevas o el aspecto de cada uno. No somos nada frente a la vida, somos simples peatones en el mundo. La vida es una lección, tenemos que estar agradecidos por todo y tener fe en Dios para que todo salga bien”, explicaba Dolores Aveiro tras abandonar el hospital en el que ha estado recluida bajo atención médica durante las últimas tres semanas.

La madre de Cristiano Ronaldo también ha querido aprovechar su mensaje a sus seguidores para explicarles un poco cómo ha sido su vida en el hospital: “Han sido días duros, de luchas y victorias, pero ya estoy en mi casita rodeada del amor de mi familia, que es mi fuerza, y de buena energía”, reconocía Dolores Aveiro, feliz por estar de nuevo en casa. Un lugar del que no pretende salir bajo ningún concepto, porque mientras ha durado su ingreso ha seguido muy de cerca la crisis sanitaria que atraviesan muchos países de Europa a consecuencia del coronavirus. Sabe que la mejor medicina contra esta pandemia mundial es la solidaridad ciudadana, que debe respetar la única premisa de estar en casa para evitar el contagio: “Gracias a todos por su apoyo y afecto. ¡Quédate en casa!”, escribía para zanjar su mensaje.

Un derrame cerebral en plena crisis sanitaria

Desde el pasado 3 de marzo ha permanecido la madre de Cristiano Ronaldo ingresada en el hospital y alejada de su familia. En un primer momento, nada más conocerse el derrame cerebral que había sufrido, sus hijos dejaron todo para estar al lado de su madre. A los pies de su cama del hospital acudió incluso el propio futbolista, que se encontraba en Italia siguiendo los entrenamientos de su club. Sin embargo, una llamada le alertaba de lo sucedido y rápidamente cogió un vuelo privado para estar junto a su familia cuando más le necesitaba. Con lo que no contaba es que una vez en Madeira el coronavirus se convirtió en una alerta nacional y provocaba no solo el cierre de fronteras que le evitaba regresar a su nueva casa tras comprobar que su madre está recuperada, sino también le obligaba a respetar un confinamiento obligatorio en su casa.

Como el resto de mortales, Cristiano Ronaldo no ha podido salir de casa, ni tan siquiera para visitar a su madre en el hospital durante su ingreso. Una preocupación que ha pesado sobre el jugador de fútbol, que ha vivido con preocupación el despunte de los casos de coronavirus en Portugal con su madre con la salud debilitada y convertida en paciente de alto riesgo al tener 65 años y presentar patologías incompatibles con el Covid-19.

Una preocupación de la que Dolores Aveiro no era ajena y que había aceptado de buen grado, entendiendo que este bache en su salud le ayudaba a valorar lo bueno que tiene en la vida, pero también lo efímera que es en sí la existencia: “Queridos, solo estoy de paso, solo para decirles que me estoy recuperando bien (ya me quejo mucho de estar acostada en la cama durante muchas horas), pero sé que es por mi bien. En unos días volveré a mi rutina normal si Dios quiere. Todo fue un susto, soy consciente de lo que me sucedió y tengo la total certeza de que tuve suerte. Agradezco al equipo médico y a todos los profesionales que han estado conmigo desde la primera hora. Agradezco los constantes mensajes de apoyo (no los estoy leyendo, pero mi hija Cátia está al tanto de todo lo que sucede en ese lado). Gracias por la cadena de oraciones y energía positivas por todos lados, gracias mis queridos hijos, mis nietos, hermanos y amigos”, escribía la madre de Cristiano Ronaldo la pasada semana para informar en primera persona que ya estaba recuperada del derrame cerebral. Ahora ya está en casa tras recibir el alta médica. Lo hace feliz por estar con los suyos, aunque tendrá tiempo de valorarlo más durante los días de cuarentena en Madeira.