Demi Moore ha narrado los capítulos más duros de su vida en un libro autobiográfico, en el que narra cómo su madre cobró para que un hombre la violase o cómo le salvó la vida a su madre cuando trató de suicidarse.


La vida de Demi Moore parecía tol, glamour y alegrías, pero con la publicación de sus memorias ha dejado claro que le ha costado muchísimo trabajo llegar al punto en el que está. A ella nadie le ha regalado nada y la vida ha sido especialmente injusta con ella, tal y como ha relatado capítulo a capítulo en ‘Inside Out’, su libro autobiográfico, que ya ha salido a la venta en Estados Unidos con gran repercusión mediática.

La actriz Demi Moore se ha sincerado con su propia vida y ha escrito en las páginas de su libro lo más oscuro de su infancia, su adolescencia, los inicios en la profesión y sus matrimonios fallidos con Bruce Willis o Ashton Kutcher, este último con el que realizaba tríos, tal y como también ha confesado en su polémico libro. Pero quizá lo más duro es lo que trató en el programa ‘Good Morning America’, cuando narró el día que fue violada cuando tenía 15 años, con el consentimiento de su propia madre.

La espiral de autodestrucción de Demi Moore

“Llego a casa una noche y me encuentro a un hombre mayor al que conocía con las llaves del apartamento. Fue una violación y una traición devastadora revelada por una pregunta cruel del hombre: ‘¿Cómo te sientes al ser prostituida por tu madre a cambio de 500 dólares?’”, sentencia Demi Moore con gran dolor, pero con la serenidad que el paso del tiempo le ha otorgado.

Bien podría tratarse de una mentira del hombre que la violó, pero Demi Moore asegura que creyó sus palabras “en lo más profundo de mi corazón”, aunque no cree que fuese una transacción directa, aunque ella le dio permiso y me puso en una situación peligrosa”, reconoce durante la entrevista en televisión, a raíz de la publicación de sus memorias.

La madre de Demi Moore era alcohólica y esto le generó muchísimos problemas en su vida. Así, recuerda el día en el que su madre trató de suicidarse cuando ella tenía tan solo 12 años y cómo tuvo que luchar para salvarle la vida: “Recuerdo que usaba mis dedos, mis pequeños dedos de niña, para tratar de sacar las pastillas que mi madre trató de tragarse”.