El futbolista David Beckham deberá coger el autobús durante los próximos 6 meses, porque lo ha perdido tras cometer una grave infracción al volante. Además de la multa y la pérdida de puntos, debe reflexionar sobre los peligros de su acción mientras conduce


Malas noticias para David Beckham. El exjugador de fútbol acaba de comprender que en esta vida no se puede tener todo. No se puede ser un deportista de prestigio reconocido en todo el mundo, tener un físico que ha conquistado a las mujeres desde que saltó por primera vez al campo o una fortuna amasada más allá del fútbol en la publicidad y sus negocios. Tiene todo eso y mucho más, pero lo que ya no podrá tener es carné de conducir, después de que se la hayan retirado por cometer una grave infracción al volante.

David y Victoria Beckham celebran su 19 aniversario en París

El futbolista David Beckham ha sido pillado por los agentes de tráfico hablando por el teléfono móvil mientras conducía. Por ello, el Tribunal de Magristrados de Bromley ha dado a conocer su decisión de retirarle el permiso de conducir, además de ser condenado a una multa de 750 libras (unos 870 euros) y la pérdida de seis puntos, que conllevan la pérdida del carné al menos durante los próximos seis meses.

David Beckham o el invitado que robó todo el protagonismo a Meghan Markle y el Príncipe Harry el día de su boda

Este viernes, el futbolista ha tenido que hacer el paseíllo de la vergüenza y aceptar su error delante de un juez. Se ha declarado culpable, después de que un testigo le identificara como el infractor que cometía esta falta por las calles de Londres.

Algunos creen que ha sido una condena ejemplar, realizada no solo para castigar su mala conducta al volante, sino también para dar ejemplo a aquellos que aún se atreven a hacerlo cada día. Sin embargo, también aseguran que ha contado con privilegios, porque fue pillado en noviembre y el juicio, previsto para abril, fue aplazado por la incompatibilidad de agenda del jugador con el juicio. Sea como fuere, ahora deberá coger el autobús y pensárselo muy bien antes de poner su vida en peligro en la carretera.