Una mujer ha denunciado a Chris Brown por haberla drogado y violado en una fiesta a la que ambos asistieron en Miami en diciembre de 2020.

Los representantes del cantante no se han pronunciado en ningún momento con respecto a las acusaciones, pero el cantante sí que lo ha hecho, y ha aprovechado sus propias redes sociales para defenderse. En una historia de Instagram, el cantante ha publicado «Cada vez que lanzo música o proyectos, ‘ELLOS’ intentan joderme», se queja Brown. Así, el cantante deja claro que él piensa que todo es una estratagema para desprestigiar su trabajo, e intenta desmentir los hechos de esta manera.

Por otro lado, los abogados de la víctima aseguran que lo que quieren es justicia para ella, y que su intención es erradicar este tipo de «conductas y comportamientos» de la sociedad. De este modo, tanto la víctima como sus defensores se desvinculan de esa teoría conspirativa, puntualizando que ellos no son «los Illuminati». También dicen que eso mismo que ha escrito Brown en sus redes sociales es «lo que dicen todos los abusadores». Además, aseguran estar ansiosos por que llegue el día del juicio.

Chris Brown / Gtres

La víctima se hace llamar Jane Doe, aunque probablemente el nombre es falso, ya que le da miedo revelar su identidad porque «por su vida y por su carrera«. La chica es una música y coreógrafa que tiene mucho prestigio y es una profesional en su ámbito. Tardó más de un año en presentar la demanda por estas mismas razones.

Doe, que reside en California, ha explicado que se fue de vacaciones en Miami y, estando allí, un amigo la invitó a que acudiera a una fiesta en casa de Sean ‘Diddy’ Combs en Star Island. Fue en esa fiesta donde conoció a Chris Brown.

Distintas versiones

Pero, como en todas las historias, existen versiones distintas, tantas como asistentes hubo en aquella fiesta casi navideña de 2020. Algunas fuentes que estuvieron en aquella fiesta aseguran que el presunto incidente no ocurrió dentro de la casa de Diddy, sino en un yate, propiedad suya, que estaba al lado de su casa.

Chris Brown / Gtres

Los representantes de Diddy han decidido no hacer ninguna declaración, ni defendiendo a la víctima ni a Chris Brown, manteniéndose neutrales en este conflicto.

La versión de la víctima

Jane Doe, aunque quiere mantenerse anónima, ha dejado que su versión de los hechos corra como la pólvora, cuestionando así la defensa del cantante de «Wet the bed». La joven recuerda que ese día, Chris Brown le invitó a varias copas que luego le hicieron perder la conciencia de manera repentina. Entonces, Doe acusa a Brown de haberla drogado.

«Me sentí desorientada, físicamente inestable y después me quedé dormida», relata la bailarina. Después de eso, cuenta que Brown la llevó a una habitación, le quitó la parte de abajo del bikini y mantuvo relaciones sexuales con ella sin su consentimiento.

«Intenté resistirme, pero él [Chris Brown] me ignoró», contó Jane Doe a un medio estadounidense. Al parecer, al día siguiente el cantante le intentó pedir disculpas, poniendo como excusa que estaba algo borracho y que no recordaba si había eyaculado dentro de ella. También, la forzó a que tomara una pastilla del “día después” para interrumpir cualquier posible embarazo.

Tras la presunta violación, Doe se sometió a varias pruebas médicas y a análisis en busca de Enfermedades de Transmisión Sexual, pero los resultados descartaron cualquier infección o enfermedad.

Más de una vez

El 16 de enero Brown y Doe volvieron a verse, debido a que el cantante la invitó a su casa en California para que le ayudara con su música. No obstante, después de la grabación, Doe declara que Brown la volvió a invitar a su habitación con intenciones sexuales, y que cuando ella se resistió él se enfadó mucho y se volvió violento, y que la llamó «zorra».

Además, hay que recordar que Chris Brown ha tenido más de un incidente relacionado con el trato a las mujeres. En 2009 salió a la luz que había pegado a su novia de aquel entonces, la cantante Rihanna, tras haber tenido una discusión de pareja. El juzgado lo castigó con una orden de alejamiento de más de 100 metros, y de 9 metros en eventos públicos.

1 Rihanna / Gtres